El actor escocés Ewan McGregor convenció al público de San Sebastián con “Pastoral americana”, adaptación de la novela homónima de Philip Roth que protagoniza y en la que debuta como cineasta, donde encarna a un padre atravesado por el dolor ante la pérdida de su única hija, reclutada por un grupo terrorista en plena efervescencia política antibélica durante la Guerra de Vietnam y que presentó hoy en estreno europeo en el festival.Acompañado por la ganadora del Oscar Jennifer Connelly, que en la película encarna a su esposa, una mujer que pierde la cabeza cuando su hija desaparece y es acusada de ser la autora de un atentado, McGregor afirmó que filmar su ópera prima como director fue “una gran mochila de responsabilidad, un gran peso que desconocía pero que también fue brillante y hermoso”.

El recordado actor de “Trainspotting”, “Moulin Rouge” y los episodios I, II y III de la saga “Star Wars” compite por la Concha de Oro, el máximo galardón del festival donostiarra, con este drama familiar y político basado en la novela escrita en 1997 por el estadounidense Philip Roth, ganador del Premio Pulitzer y la National Medal of Arts.

“Durante 8 o 9 meses viví dentro de su novela, quería sentir el sabor de Roth en la película. Cuando la vio me hizo varios comentarios positivos. Creo que si no le hubiera gustado a él, yo hubiera sentido que había fracasado”, señaló McGregor en una conferencia de prensa que tuvo lugar frente a un centenar de periodistas en el Palacio Kursaal de esta ciudad.“Pastoral americana” narra la historia de Seymour Levov, el “Sueco”, un hombre recordado por haber sido un atleta enormemente hábil en el colegio secundario de una pequeña localidad estadounidense, y que luego se convirtió en un exitoso hombre de negocios y se casó la ex reina de la belleza de Nueva Jersey.Su vida parecía feliz y envidiable hasta que su hija adolescente, una joven tartamuda que toma conciencia de los crímenes de guerra estadounidenses en otros países del mundo, y especialmente en Vietnam, desaparece por años tras ser acusada de poner una bomba en una estación de servicio, como un gesto revolucionario en contra del gobierno de su país.

En ese momento de fines de los ‘60, en los Estados Unidos se viven días de efervescencia política, gestas revolucionarias, manifestaciones antibélicas, disturbios, represión y muerte, cierta radicalización social que produce imágenes parecidas a las que pueden verse hoy en día en noticias sobre marchas en contra de la violencia institucional o la muerte de inocentes negros en manos de policías.“Quería contar la historia de ese período de Estados Unidos a través de la tragedia de esta familia. Existen muchas similitudes y lamentablemente ocurren las mismas cosas hoy en día.

Publicado originalmente en Télam

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here