L a información, o la trivia, indica que Sorgenfri (Ellos te están esperando) es la primera película de zombies danesa. No es que los realizadores en Dinamarca sean ajenos al cine fantástico, ya que algunos de sus próceres primordiales como Carl Th. Dreyer o Benjamin Christensen ya habían mostrado interés en el vampirismo, la brujería y el satanismo. Pero en el subgénero zombies sus vecinos noruegos les ganaron de mano y ahí tenemos los zombies nazis de Dead Snow, por ejemplo, aunque en este caso con una intención y un tono totalmente distinto.

Y es que los zombies y los muertos vivos no solo son lo suficientemente versátiles para ser internacionales y adoptarse a cualquier contexto. Ya vimos zombies españoles, griegos, cubanos, ingleses, un montón de italianos haciéndose pasar por norteamericanos, y también argentinos (véase la serie Plaga Zombie). Son también los que mejor se han adecuado a la época, los que mejor la representan, dejando por detrás a cualquier monstruo clásico.

Los zombies de Sorgenfri pertenecen a la especie de zombies más relacionada con la facción epidemiológica, de la cual ya tuvimos un estreno este año, Viral, con una trama (muy) similar. Quizás porque ambos films le deben mucho a The Crazies (1973) del maestro George Romero, el tipo que en este tema inventó casi todo.

Sorgenfri es un suburbio acomodado donde empiezan a manifestarse los primeros casos de una gripe bastante agresiva. Por lo menos es lo que los vecinos pueden ir observando y los medios les van comunicando. Claro, la situación es mucho más complicada, y no van a quedar dudas de ello cuando los militares aíslen la zona, mantengan a la gente sin poder salir de sus casas, no los proporcionen información de los que pasa afuera, y se empiecen escuchar ruidos raros e intranquilizadores.
Gran parte de la efectividad de la película reside en la dosificación de la información ya que los espectadores saben más o menos lo mismo que los protagonistas -una familia tipo de padre, madre, hija menor e hijo adolescente- y se van enterando en la misma medida. Y está claro que la información se les escamotea y la van obteniendo a veces de la peor manera. El relato avanza en un crescendo en el que, obviamente, todo va empeorando, y uno, identificado con los personajes a pesar de las pésimas decisiones que toman, va incorporando esa tensión. El gore y la violencia están contenidos en la primera mitad y gran parte de los truculento queda fuera de campo, sugiriendo que hay algo muy feo suelto pero si mostrarlo del todo. Y es que de los que se trata en un principio es de los que el título internacional sugiere, “What we become”, “en que nos convertimos. No solo en que se convierten los infectados, sino en que se van convirtiendo los sanos con tal de sobrevivir.

Se trata entonces del intento desesperado de mantener los diques de contención. A veces de reforzarlos a la fuerza, como hace el gobierno, para que la enfermedad no se esparza. Pero también de mantener los diques que contengan el progresivo desmoronamiento de todo lo humano. De las leyes, los lazos, la amistad, la pareja, la familia. Por eso en el climax final, en ese desmoronamiento, es cuando los zombies hacen su entrada a cuadro masiva y triunfal y, ahí sí, la sangre, se desparrama.

En sus dos vertientes, muertos vivos o infectados rabiosos, los zombies, fueron no solo vehículo para el horror y la alegre diversión descerebrada (a veces sí, y está bien), sino también para para hablar del estado de las cosas, de esos otros monstruos: los seres humanos vivos o sanos. Lo que somos y en los que nos podemos convertir.

ELLOS TE ESTÁN ESPERANDO
Sorgenfri. Dinamarca. 2015
Dirección: Bo Mikkelsen. Intérpretes: Mille Dinesen, Ole Dupont, Mikael Birkkjær, Troels Lyby, Marie Hammer Boda, Benjamin Engell. Guión: Bo Mikkelsen. Fotografía: Adam Philp. Edición: Bo Mikkelsen y Niels Ostenfeld. Musica: Martin Pedersen. Duración: 87 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here