Años 40, Segunda Guerra Mundial. Max Vatan (Brad Pitt) es un agente de inteligencia de los Aliados que debe realizar una misión casi suicida en el norte de África junto a la espía francesa Marianne Beausejour (Marion Cotillard). En la peligrosa Marruecos, nace el amor entre ellos y pronto terminan casados y viviendo una vida feliz en Londres. Pero el cuento de hadas se rompe en pedazos cuando la inteligencia inglesa descubre que Marianne puede ser en realidad una doble agente trabajando para los nazis.
Robert Zemeckis (Volver al futuro, Forrest Gump, Náufrago) es el responsable de esta enorme película de época, que se nutre de los clásicos del género para homenajear a cintas míticas como Casablanca y el cine de Hitchcock.

Los encuadres panorámicos, la utilización de estudios artificiales como locaciones y los tiempos en los que se desarrolla la trama remiten al cine de los cuarenta, sin que esto haga lucir a la película anacrónica. Por el contrario, es entretenida y tiene intriga, y también una pareja protagónica con mucha química. Pitt elegante y entregado a la causa encaja a la perfección con la bella y sofisticada Cotillard.

La dirección de arte, los efectos en las escenas visuales (sobre todo una secuencia en pleno bombardeo) y la puesta general lucen perfectas, como ocurre en cada filme de Zemeckis.

Se podrá decir que el guión y el desenlace resultan previsibles, pero lo cierto es que las dos horas de metraje se hacen llevaderas y el resultado final es más que satisfactorio.

ALIADOS
Allied. Estados Unidos/Reino Unido, 2016. Dirección: Robert Zemeckis. Intérpretes: Brad Pitt, Marion Cotillard, Jared Harris, Simon McBurney, Lizzy Caplan, Daniel Betts, Marion Bailey y Matthew Goode. Guión: Steven Knight. Fotografía: Don Burgess. Música: Alan Silvestri. Edición: Mick Audsley y Jeremiah O’Driscoll. Diseño de producción: Gary Freeman. Duración: 124 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here