Daniel Espinosa (Child 44, Safe House) regresa a las pantallas con Life, un film para los amantes del SCI-FI y los nostálgicos de Alien (Ridley Scott). Una película que explora las consecuencias de las investigaciones en campo que conllevan a la inevitable consecuencia de la alteración de los micro climas, en este caso el de la Estación Espacial Pelgrim.

Un grupo de astronautas está de regreso a la Tierra con una muestra biológica de Marte, pero una tormenta de basura espacial avería el brazo donde estaba siendo transportada y los tripulantes deben rescatarla antes que el equipamiento se desprenda de la nave. Una vez dentro de Pelgrim, la muestra comienza a ser estudiada hasta que la pequeña mono célula se convierte en el séptimo pasajero, ese del que hay que huir.

Espinosa se la juega y pone a Miranda North (Rebecca Ferguson) al mando de la Estación. Una mujer rusa a cargo de la misión quien pone en juego su vida a merced de salvar la de toda la humanidad. Las posiciones existenciales de los astronautas son un punto interesante para discutir, pues cada uno cumple un rol fundamental para el desempeño de la estructura dramática. Pero el guión es débil, y muy a pesar de cada una de estas representaciones, el film cae en el cliché en reiteradas oportunidades.

Si bien Life no deslumbra, el film logra re visitar tópicos característicos de su género, introduciendo climas de thriller y algunas escenas de horror en las que la sangre brota de los cuerpos al ritmo de la gravedad cero. Además, como buena película de ciencia ficción presenta la tecnología del futuro y es aquí donde falla porque tal vez se esperaba un mayor despliegue a nivel arte y escenografía. El diseño de la nave no innova, así como tampoco lo hace el diseño del marciano. Sin embargo, la dirección de fotografía es destacable en un intento por emular aquella que ya mostrara Tarkovsky en su bellísima Solaris (1972).

LIFE: VIDA INTELIGENTE
Life. Dirección: Daniel Espinosa. Intérpretes: Jake Gyllenhaal, Ariyon Bakare, Rebecca Ferguson, Ryan Reynolds, Olga Dihovichnaya y Hiroyuki Sanada. Fotografía: Seamus McGarvey. Montaje: Mary Jo Markey y Frances Parker.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here