Buceando entre el documental, el diario de rodaje, el backstage y los contrastes culturales fuera y dentro del espacio geográfico tratado, Amasekenalo (en idioma amhárico: gracias), explora en las casi dos horas de Los Dioses de Agua (estrenada en junio de 2015), una nueva incursión del director Pablo César por tierras lejanas y primera coproducción de acá con Etiopía y Angola.
Pero si la ficción ya fue exhibida en los cines quedan estos materiales que el realizador Pécora estimula desde el descubrimiento de culturas diferentes, inclinándose por el misterio de mundos desconocidos antes que por la mera exhibición turística. Nada que tenga relación con este punto, ya que la fácil exploración con mirada burguesa a la que podría recurrir el cineasta observando hechos, personajes y espacios novedosos queda anulada dese el primer minuto. Nada más lejano, entonces, que el pintoresquismo y la delectación por aquello desconocido.

Ocurre que Amasekenalo mira de la misma forma en que lo hacía Pasolini en algunos de sus documentales de los 60– Appunti per un film sull India (1965); Sopralluoghi in Palestina (1968) – que más que trabajos terminados son aproximaciones, acercamientos, testeos de territorios inexplorados por una cámara. Está bien: Amasekenalo es el making of o diario de rodaje de una ficción y por lo tanto estaría en las antípodas de aquellos títulos de Pasolini.

Sin embargo, la manera de acercar la cámara, la forma en que se entromete casi pudorosamente en personajes y situaciones, acerca a Amasekenalo a las ficciones o a esos extraños cruces de ficción con puesta de documental de observación que Pécora había exhibido en El sueño del perro (2007) y Marea baja (2014).

En la breve pero eficaz duración de Amasekenalo se observa al director César, al actor Palomino, a extras, traductores, técnicos, se visualizan escenas y ensayos del film, se filman bailes y danzas típicas, rituales varios y al final la cámara se entromete en La Manzana de las Luces y se registra una secuencia teatral.

La magia del cine des-articula el comienzo de Los dioses de agua mostrándolo al final de Amasekenalo. En ese sentido, y de allí sus logros mayores, vuelve a cruzarse la ficción con el documental y los films de César y Pécora, en más de una ocasión, alcanzan a fusionarse en una sola ficción. O en un único documental.

AMASEKENALO (DIARIO DE RODAJE DE LOS DIOSES DE AGUA)
Amasekenalo (Diario de rodaje de Los Dioses de Agua). Argentina/Etiopía/Angola, 2015.
Dirección: Paulo Pécora. Con Pablo César, Juan Palomino, Charo Bogarín, Carlos Ferro Gómez, Cristian Vega, Pablo Ballester, Rodrigo Sánchez Mariño, Mawetee Paciencia y Carvalho Gouvenia Pinto.Edición y sonido: Mariano Juarez. Duración: 62 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here