Es común asociar las historias catalogadas como “leyendas urbanas” a Estados Unidos. Es cierto que dicho país es un gran productor y distribuidor de estos relatos, en distintos lenguajes siendo el cine uno de los más importantes, pero quizás sea solo una marca de la industria. No toques dos veces nos trae una historia bien conocida por todos, leyendas urbanas que ya son leyendas globales.

Lo prohibido suele ser un lugar, que por extraño o abandonado parece esconder un secreto, necesariamente oscuro. La pulsión de adentrarse en él desde muy pequeños esta, ¿Quién no tiene recuerdo de ingresar en un lugar prohibido? Ya sea por aventura, tanto como travesura o provocación. Las leyendas funcionan como precaución, relatos universalmente transmitidos que conectan el presente con lo más antiguo de la civilización. En este caso la lucha entre el bien y el mal se da bajo la insignia de la madre, voluntad protectora que metafísica, y físicamente, batalla contra la oscuridad.

Jess (Katee Sackhoff) se sumerge en la aventura de salvar a su maldecida hija Chloe (Lucy Boynton), sumado a que cierta parte de la trama, versa sobre el conflictivo vinculo que puede llegar a tener una madre con su hija. Algo de psicología se cuela a través de la figura de la araña, una madre que supo ser peligrosa busca redención en esta aventura.

Más allá de ciertas temáticas, y registros, como pueden ser la presencia de la bruja, el demonio, los momentos de alucinación y sobresaltos, como también el registro semipolicial que hacen de sostén a la trama, es llamativo y cautivador el juego con las figuraciones que la película propone. Jess es artista, creadora de figuras semi-religiosas en arcilla. La vemos acongojarse frente a una madonna irresuelta, en búsqueda del máximo artificio, aquel por el cual el arte engaña a la percepción y entrega la vida a los objetos inanimados. Los planes de la bruja no se alejan de dicho registro, la ilusión como parte de la maldición induce a su víctima-espectador al máximo pavor. Algo de lo que también solemos experimentar en el cine. Todo cierra bajo la red que tiende el diablo, lúdico co-artífice que disfruta pasivamente de ver como los personajes luchan entre la luz y la sombra.

NO TOQUES DOS VECES
Don’t Knock Twice, Reino Unido, 2016.
Dirección: Caradog W. James. Guión: Mark Huckerby y Nick Ostler. Intérpretes: Katee Sackhoff, Lucy Boynton, Richard Mylan, Nick Moran, Jordan Bolger, Ania Marson, Pascale Wilson, Javier Botet, Pooneh Hajimohammadi, Sarah Buckland. Producción: Claire Moorsom y John Giwa-Amu. Duración: 93 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here