Darren Aronosky (Requiem por un sueño, El cisne negro) es un realizador controvertido. Odiado por varios y amado por unos tantos más, el neoyorkino tiene una visión particular del mundo, la cual no duda en exponer, sin filtro, a la audiencia. En esta oportunidad, Mother!, su último film, viene a confirmar su locura creativa de la mano de una historia que no todo el mundo podrá tolerar.

En la tranquilidad del hogar, una bella y joven mujer se despierta en búsqueda de su pareja quien, en apariencia no ha pasado la noche junto a ella. La extensa búsqueda comienza y junto a ella conocemos los espacios de una casa inmensa y en construcción. Finalmente, el hombre aparece súbitamente y ahí empieza la historia. Una que narra la historia de una pareja sin hijos con rasgos sobrenaturales, por el momento desconectados. Pero el film avanza y, a su ritmo, logra no sólo develar el misterio de la extrañeza sino la evidencia de estar a punto de presenciar la magia de la creación desde la primera fila. Porque la mujer (Jennifer Lawrance), es la musa y el hombre (Javier Bardem), el escritor. Sin nombres propios, pero con los roles definidos, en Mother!, todo puede suceder, incluso lo menos esperado.

Como una colección de mamushkas, Mother! también es una película salvaje. Desde lo más profundo de las entrañas el film se vuelve visceral en una escalada de tensión, violencia y frenesí no apto para sensibles. Desde el fratricidio hasta el canibalismo, la película se va desmadrando conforme avanza. Con una extrañeza construida desde la primera secuencia, Mother!, viene a remover las estructuras de algunos lugares comunes presentes en relatos encastrados o films-puzzle. Porque en apariencia todo sucede bajo las estrictas normas del género hasta que el timbre suena y los intrusos hacen su aparición. Intrusos que vienen a cumplir una misión muy importante: constatar en cada diálogo la presencia del artificio.

La exterioridad del film no sólo se da a través de la detección del extrañamiento (brechtiano, si se quiere) en la puesta en escena y los personajes, sino también en el sutil juego de puntos de vista. El espectador entrará al film de la mano de una secuencia onírica de imágenes inconexas, para luego, con esa información fragmentada, reconstruir los restos de historia. Hay mucho de imaginación, y así como se escriben las páginas de un libro en blanco, la película coquetea con el extenuante proceso creativo de los escritores haciendo participe a todo aquel que quiera hacerlo a través de una mirada introspectiva al mundo de la escritura de ficción.

¡MADRE! 
Mother! Estados Unidos, 2017.
Guión y dirección: Darren Aronofsky. Intérpretes: Jennifer Lawrence, Javier Bardem, Ed Harris, Michelle Pfeiffer, Brian Gleeson y Domhnall Gleeson. Fotografía: Matthew Libatique. Edición: Andrew Weisblum. Diseño de producción: Philip Messina. Distribuidora: UIP (Paramount). Duración: 121 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here