Más allá de que resulta intrigante que se elija para empezar la adaptación de las novelas de Jo Nesbø justamente la última de las historias de Harry Hole, la película dirigida por Tomás Alfredson (El topo, Criatura de la noche) resulta una atractiva muestra de lo que podría decirse que ya es un género dentro del género de la novela policial: El policial nórdico.

Para eso Alfredson contó con la inestimable colaboración de Michael Fassbender que se mete en la piel del detective Hole, un policía alcohólico y con problemas familiares que debe investigar una serie de crímenes escabrosos. Por menos que eso, se ve que Michael no se mueve de su casa.

El policial nórdico resulta ser una mezcla explosiva y algo deprimente de paisajes gélidos, luminosidad escasa y gente extraña, básicamente a punto de estallar, sin que se entienda muy bien por qué y cuándo. Y se entiende, preferiríamos no haber preguntado.

Con un elenco que cumple sobradamente, Alfredson filma con buen pulso un policial angustiante donde Fassbender se mueve con soltura y donde su personaje deberá enfrentar una trama que tiene con ver con la identidad y con los secretos que suelen atesorar las familias, porque se sabe, hasta la aparentemente más formal de las familias termina siendo tan disfuncional como cualquier otra. En el camino de la investigación va quedando un verdadero reguero de sangre y cuerpos mutilados. Encantador.

EL MUÑECO DE NIEVE
The Snowman. Estados Unidos/Suecia/Reino Unido, 2017.
Dirección: Tomas Alfredson. Intérpretes: Michael Fassbender, Rebecca Ferguson, J.K. Simmons, Val Kilmer, James D’Arcy, Chloë Sevigny, Charlotte Gainsbourg, Jamie Clayton, Toby Jones, Sofia Helin, Ronan Vibert y Jakob Oftebro. Guión: Hossein Amini y Peter Straughan, sobre la novela homónima de Jo Nesbø. Fotografía: Dion Beebe. Música: Marco Beltrami. Edición: Claire Simpson. Distribuidora: UIP (Universal). Duración: 119 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here