Cuando Woody Allen escribió el guión de Match Point lo hizo pensando en Kate Winslet pero la actriz rechazó la invitación porque acababa de ser madre y no tenía tiempo para dedicarle al gran director, por más que el guion la tuviera como musa inspiradora. Durante muchos años quedó pendiente ese encuentro porque a partir de aquel momento Scarlett Johansson no sólo tomó el lugar de Winslet para ese film sino que siguió trabando durante un tiempo para Allen. Finalmente y tras varias películas, llegó el momento en que Woody Allen y Kate Winslet se unieran en el set para llevar adelante una historia que tiene a la actriz inglesa como inspiradora y motor del proyecto.

Ya sabemos de memoria la mecánica que ha relatado el creador más de una vez. El hombre que hubiera querido ser Norman Mailer o alguno de esos dramaturgos pero se tiene que conformar con ser ¿apenas? Woody Allen, abre el cajón donde tiene desde hace décadas sus ideas en papelitos, saca una la evalúa y si piensa que sirve la convierte en guión. A un ritmo envidiable de una película por año -ya quisieran muchos tener tantas ideas filmables en un cajón-, Woody llama a su equipo y a sus ayudantes para el tema de conseguir elenco. No todo lo que rueda es genial, pero todo tiene un piso de partida que es bastante bueno.

La Rueda de la Maravilla se desarrolla en 1950 y si bien sale del centro de la ciudad de Nueva york, la historia se ubica en Coney Island. Un guardavidas seduce a una mesera que está casada y tiene un hijo. A su casa llega la hija de su marido, fruto de una pareja anterior, escapando de unos mafiosos que la buscan porque ha sido testigo de un delito. La mesera es Kate Winslet, el guardavidas es Justin Timberlake y el marido es Jim Belushi. La película es una demostración de lo bien que filma Woody Allen, pero también es la demostración que se pueden tener todos los rubros bien cubiertos y a la vez no terminar de encontrar el tono justo. Woody Allen no necesita demostrar nada a los ochenta y dos años y hay que decir en La Rueda de la Maravilla están presentes todas las obsesiones del director y esa mirada trágica que asoma casi siempre.

Cuando termina la película queda un sabor un poco amargo y no hay dudas de que muchos lo vamos a extrañar cuando deje de sacar ideas de su cajón y decida qué es filmable, mientras tanto seguiremos viendo todos los años una nueva producción, esperando que la chispa siga encendida o que al menos, aparezca cada tanto.

LA RUEDA DE LA MARAVILLA
Wonder Wheel. Estados Unidos, 2017.
Dirección y Guión: Woody Allen. Intérpretes: Kate Winslet, Jim Belushi, Juno Temple, Justin Timberlake, Max Casella, Jack Gore, David Krumholtz, Tommy Nohilly, Tony Sirico, Steve Schirripa. Producción: Erika Aronson, Letty Aronson y Edward Walson. Distribuidora: Digicine. Duración: 101 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here