Compartir

En el comienzo de Operación Red Sparrow, una integrante del ballet del Bolshói sufre un horrible accidente que por su gravedad la deja fuera del mundo de la danza. Al mismo tiempo que Dominika (Jennifer Lawrence) queda lesionada de por vida, en el Parque Gorky un agente de la CIA y su topo dentro del servicio secreto soviético escapan a duras penas de una redada de la policía rusa. Tiempo después Dominika recibe información clasificada en donde descubre que su lesión no fue realmente un accidente sino un atentado perpetrado por su pareja de baile junto a una bailarina que esperaba la oportunidad de ocupar su puesto en el ballet.

Lo cierto es que las parejitas de conspiradores entenderán de manera violenta que se metieron con la bailarina equivocada y el espectador se entera además del carácter violento de Dominika, que rápidamente es contactada por su tío para que se olvide del ballet y se meta en un programa de espías que funciona desde los días de la Guerra Fría. Hermosos jóvenes rusos de ambos sexos son entrenados para ser armas letales cargadas de sensualidad y capaces de llevar adelante operaciones de infiltración o de seducción de espías o funcionarios del enemigo capitalista. Dominika además de haber perdido la capacidad de bailar, tiene una madre gravemente enferma que necesita tratamiento, así que no duda mucho en aceptar la propuesta y entrar al programa para canalizar el carácter violento que anida en ella.

Su primera misión será ubicar al agente de la CIA que aquella noche de su accidente huyó pero que espera en Budapest que su contacto reaparezca. Operación Red Sparrow combina un poco de las clásicas novelas de espías con algo de los cómics ultraviolentos con dosis considerables de sexo. Lawrence asume el papel de Dominika con soltura y se transforma en una máquina de seducción y venganza. No importa demasiado que nunca esté claro en que época se desarrolla, hay extrañas combinaciones tecnológicas cómo que en una escena conviven un teléfono celular de última generación con un grupo de disquetes que contienen información vital para los servicios de inteligencia de Occidente y de Rusia. Pero ni algunos huecos o incongruencias de guión atentan contra la película, que atrapa al espectador con altas dosis de acción, violencia y escenas de sexo de alto voltaje.

El “cine que le gusta a la gente” (ja) vuelve a la pantalla de la mano de Jennifer Lawrence y un elenco que se luce jugando el rol que la película necesita para que nunca afloje la acción.

OPERACIÓN RED SPARROW
Red Sparrow. Estados Unidos, 2018.
Dirección: Francis Lawrence. Guión: Justin Haythe. Elenco: Jennifer Lawrence, Joel Edgerton, Matthias Schoenaerts, Charlotte Rampling, Mary-Louise Parker, Ciarán Hinds, Jeremy Irons, Joely Richardson, Bill Camp, Douglas Hodge. Producción: Steven Zaillian, Jenno Topping, David Ready y Peter Chernin. Distribuidora: Fox. Duración: 139 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here