Compartir

Un pequeño pueblo costero en la costa francesa es el escenario cuasi teatral donde se desarrolla el relato, con base en el reencuentro de Angèle, Joseph y Armand (Ariane Ascaride, Jean-Pierre Darroussin, Gérard Meylan), tres hermanos que en la madurez deben convivir en la casa de su infancia y adolescencia, el lugar que su padre ahora gravemente enfermo nunca abandonó, al igual que Armand, que resignó su propia historia para cuidar al anciano y sobrevivir atendiendo un pequeño restaurante que se debate entre mantener los precios populares para los pescadores o reconvertirse en un bistró para los turistas en el verano.

La llegada de Angèle, una actriz exitosa que nunca quiso volver la vista atrás, es el principal elemento de fricción entre los hermanos y los viejos conflictos se disparan de inmediato, aunque hay uno fundamental y doloroso que incluye al viejo patriarca. Y está Joseph, en pareja con una joven, un veterano militante de izquierda que no puede ocultar la amargura por el rumbo que tomó la sociedad y su propia vida.

Como es habitual Robert Guédiguian (Marius y Jeannette, A todo corazón, Las nieves del Kilimanjaro) vuelve a trabajar con los mismos actores que nutrieron casi toda su obra – su esposa Ariane Ascaride formó parte del elenco de 18 títulos sobre 20- y esa familiaridad es el principal elemento de la puesta, en donde más allá de los conflictos personales y una segunda mitad del film que aborda la cuestión de la inmigración, el tema del paso del tiempo y de balance en la madurez es el eje troncal de La casa junto al mar. Incluso esa vieja troupe de artistas que fue construyendo Guédiguian con los años, tiene el privilegio de haber sido documetada por el  cine de Guédiguian y así, el director marsellés incluye una bella escena de los protagonistas cuando eran jóvenes, imágenes que provienen de Ki lo sa? que son funcionales y le aportan un cuerpo nostálgico y trascendente al relato.

La casa junto al mar podría tratarse de un raconto amargo de las ilusiones y el derrotero ideológico de estos hermanos enfrentado el hecho de que las luchas del pasado, definitívamente no cambiaron el mundo. Sin embargo aun cuando el romance que se va extinguiendo en ese pueblo de ensueño entre Joseph y Bérangère (Anaïs Demoustier) y la relación que establece Angèle con un joven pescador que la admira con pasión, son los lazos con el presente que necesitan los protagonistas para empatar con el presente e involucrarse con los desarrapados que llegan a esas costas, un hilo que los conecta con las luchas del pasado para resignificarlas.

LA CASA JUNTO AL MAR
La Villa, Francia, 2017.
Dirección: Robert Guédiguian. Intérpretes: Ariane Ascaride, Jean-Pierre Darroussin, Gérard Meylan, Jacques Boudet, Anaïs Demoustier y Robinson Stévenin. Guion: Robert Guédiguian y Serge Valletti. Fotografía: Pierre Milon. Edición: Bernard Sasia. Distribuidora: Mont Blanc Cinema. Duración: 107 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here