Compartir
Benjamín Naishtat.

El Festival de San Sebastián confirmó el protagonismo de la Argentina en esta edición, en donde el cine nacional se alzó nada menos que con cinco premios, empezando por Benjamín Naishtat que se alzó con la Concha de Oro al Mejor Director por Rojo, una profunda mirada sobre el aval y la complicidad de la sociedad civil a mediados de los setenta, que allanó el camino para para la dictadura militar.

El equipo de Rojo vuelve a la argentina además con la Concha de Plata que alzó Darío Grandinetti, elegido como mejor actor en el festival vasco por su composición de unabogado de esa pequeña ciudad sin nombre en donde el silencio, los sobreentendidos y la violencia larvada bien podría ser una radiografía del país en 1975.

Naishtat, que con Historia del miedo (2014) y El movimiento (2015) ganó numerosos premios internacionales, también festejó por premio a la Mejor Fotografía que fuepara el brasileño Pedro Sotero, que le dio a la película del joven realizador una precisa atmósfera asfixiante.

Tanto Darío Grandinetti como Benjamín Naishtat no desaprovecharon la oportunidad de utilizar el micrófono en el imponente escenario del Kursaal, en donde se llevó a cabo la gala de clausura, para expresar su opinión sobre el estado de las cosas en Argentina.

Mientras que Naishtat aseguró que el cine en Argentina “Está en manos de improvisados” y que el ministerio de Cultura “fue degradado a Secretaría”, Grandinetti elogió la mirada del joven realizador y como otro elemento a valorar es que que ni siquiera había nacido en los años oscuros que retrata la película, para agregar con tono grave que el relato “Es una síntesis de lo que debe ser el trabajo de recuperar o refrescar memorias”, dando dejando a la libre interpretación sobre los nexos con el presente.

En esta edición del Festival de San Sebastián en donde el jurado presidido por Alexander Payne eligió a Entre dos aguas del español Isaki Lacuesta como la mejor película del certamen, los galardones para las películas nacionales no terminaron en la sección oficial.

Así, en Horizontes Latinos, el apartado que cada año agrupa a los films latinoamericanos más relevantes, el premio mayor fue para Familia sumergida, de la actriz María Alché, que debutó con este relato íntimo de una mujer (Mercedes Morán) que debe superar un duelo mientas la vida a su alrededor sigue su curso y ella misma atraviesa contradicciones y cambiantes estados de ánimo.

El palmares para el cine nacional se completa con El motoarrebatador, la película del tucumano Agustín Toscano, que también en Horizontes Latinos, logró una mención especial del jurado.

Palmarés

Premios Competencia Oficial

Concha de Oro a la Mejor Película: Entre dos aguas, de Isaki Lacuesta (España)

Premio Especial del Jurado: Alpha, the Right to Kill, de Brillante Mendoza (Filipinas)

Concha de Plata a la Mejor Dirección: Benjamín Naishtat por Rojo

Concha de Plata a la Mejor Actriz: Pia Tjelta por Blind Spot

Concha de plata al Mejor Actor: Dario Grandinetti por Rojo

Premio del Jurado a la Mejor Fotografía: Pedro Sotero por Rojo

Premio del Jurado al mejor guión (ex aequo): Paul Laverty por Yuli y Louis Garrel y Jean-Claude Carrière por L’homme Fidèle / A Faithful Man

Otros premios

Premio Kutxabank-New Directors: Jesus, de Hiroshi Okuyama

Premio Horizontes: Famila Sumergida de María Alché / Mención: El motoarrebatador, de Agustín Toscano

Premio Zabaltegi-Tabakalera: Song for the Jungle (Cortometraje), de Jean-Gabriel Périot (Francia). Mención Especial: Los que desea (Cortometraje), de Elena López Riera (Suiza-España)

Premio del Público Ciudad de Donostia: Un día más con vida, de Raúl de la Fuente y Damian Nenow (España – Polonia – Bélgica – Alemania)

Premio a la Mejor Película Europea: Girl, de Lukas Dhont (Bélgica – Países bajos)

Premio Irizar al Cine Vasco: Oreina (Ciervo), de Koldo Almandoz (España)

Premio de la Juventud: Viaje al cuarto de una madre, de Celia Rico Clavellino (España – Francia)

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here