Compartir

Algunas reglas que respetan las mejores comedias románticas:
A- Cumplir con la promesa del inicio, aunque es cierto que se aplica a las películas en general, pero en en este género la promesa es transparente, la pareja terminará junta, no importa las complicaciones que se le presenten.
B- Todos los personajes, empezando por los principales, son interesantes e importantes para la historia.
C- Invariablemente nos pasa que nos quedaríamos a vivir en ellas y que nos gustaría que en la vida real existiera esa gente.

All inclusive, la película de los hermanos Levy (Cosano: La vida secreta de un vestido, Masterplan, Novias – Madrinas – 15 años), cumple con esas reglas y con eso establece la promesa de que hay un espacio en el cine argentino para comedias que puedan hacerse cargo de que el mundo del SXXI ya llegó.

Pablo (Alan Sabbagh) y Lucía (Julieta Zylberberg) llevan cinco años de convivencia y se encuentran en momentos florecientes de sus respectivas carreras. Ella es “La loca del yogurth” de una famosa campaña publicitaria de televisión y él es un arquitecto reconocido de un estudio que está a punto de dar una gran salto cerrando un contrato con inversores japoneses para la construcción de un complejo edilicio que es todo un concepto de Pablo. La noche anterior a la reunión con los inversores nipones, vemos a Lucía y Pablo en una típica cena con otra pareja, donde se perciben en signos de agotamiento de los protagonistas. El resultado de esa cena es que Pablo compra como regalo sorpresa para Lucía un viaje a Brasil All Inclusive, que además, sería algo así como festejo del contrato con los japoneses. Un día después lo que sonaba a unos días en el paraíso se vuelve un infierno, la reunión con los orientales es desastrosa y Pablo pierde el trabajo pero no le cuenta nada a Lucía y viajan igual.

En la Posada donde van a pasar sus días está Gilberto (Mike Amigorena), que habla un portuñol bastante sospechoso y que rápidamente vamos a descubrir que es un argentino que hizo realidad el sueño de muchos de irse a Brasil y ponerse un chiringuito o una posada.

Los temas de All Inclusive son variados y van desde lo insoportable que pueden ponerse algunos porteños en Brasil, las relaciones de pareja, las imposturas en las relaciones sociales, los celos y los prejuicios entre brasileños y argentinos, hasta llegar al tema de la paternidad y las múltiples opciones sexuales de la modernidad. Sabagh es el motor de la película, pero Zylberberg es mucho más que un mero soporte y se nota que se conocen -ambos habían trabajado juntos en El Rey del Once-. El resto del elenco acompaña y sostiene a esta comedia que acompaña el cambio de los tiempos e introduce conceptos actuales en un género que siempre está al borde del machirulismo explícito.

ALL INCLUSIVE
All Inclusive. Argentina, 2018.
Dirección: Diego Levy y Pablo Levy. Intérpretes: Alan Sabbagh, Julieta Zylberberg, Mike Amigorena, Marina Bellati, Mariana Chaud. Guión: Diego Levy, Pablo Levy, Ignacio Sánchez Mestre. Director De Fotografía: Luciano Badaracco. Montaje: Nicolás Goldbart, Pablo Levy. Dirección De Arte: Camila Pérez. Diseño De Sonido: Guillermo Picco, Pablo Gamberg. Música Original: Darío Ramos Maldonado. Productores: Sebastian Perillo, Martin Firpo, Fernando Abadi. Distribuidora: Digicine. Duración: 92 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here