Compartir

Qué une a las Madres de Plaza de Mayo con las Madres de la Paz del pueblo kurdo?. En ambos países, la violación sistemática de los Derechos Humanos sobre los civiles, dejó profundas cicatrices en la sociedad. Miles de hombres y mujeres fueron desaparecidos, torturados o asesinados. El dolor ante la pérdida y la falta de justicia impulsaron la lucha indeclinable de las madres, de todas la madres (las de aquí y las de allá), para denunciar y visibilizar los crímenes de lesa humanidad. Pañuelos para la Historia, documental dirigido por el periodista, poeta y cineasta Alejandro Haddad, junto al realizador Nicolás Valentini (4 3 2 Uno, co dirigida con Mercedes Farriols), da cuenta de aquellos hechos históricos que las hermanan.

De la mano de Nora Cortiñas, integrante de la Asociación Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, el relato comienza con su historia de vida, a través de un diálogo a cámara donde narra el origen de su militancia tras el secuestro de su hijo en 1977, y se completa con imágenes de archivo de las actividades que realiza la Asociación. Esa introducción, da lugar a focalizar el discurso en el viaje de Cortiñas hasta Turquía, con el fin de asesorar y acompañar a las madres kurdas, quienes se inspiraron en la lucha de nuestro país.

A partir de un gran trabajo de investigación, Haddad nos acerca e introduce en la problemática del pueblo kurdo, víctima de la separación territorial, entre Turquía, Irak, Siria e Irán, que tuvo como consecuencia, la constante persecución y represión de parte del estado turco y de los grupos paramilitares que sembraron el miedo en la población. Un Estado, que a diferencia del argentino donde se condenó y se sigue juzgando a los genocidas, nunca reconoció la figura del desaparecido ni la responsabilidad que se le adjudica.

Con cámara en mano se sigue de cerca el encuentro de Nora con las distintas organizaciones de Derechos Humanos, dando lugar a los testimonios que la llevarán a conocer a las Madres de la Paz de Diyarbakir, así como a las Madres de los Sábados en Estambul. Las imágenes reflejan un registro cercano e intimista sobre el conflicto, donde los realizadores intervienen activamente visibilizando el proceso de rodaje y el detrás de escena. Si bien, prevalece un guion con formato de investigación periodística, el documental se nutre de una narrativa que fusiona los hechos con cierta retórica ficcional, principalmente con el uso dramático de la banda sonora.

Pañuelos para la historia, fue el Proyecto Ganador en el Concurso de Documentales Digitales del INCAA. En su paso por distintos Festivales Internacionales, obtuvo diversos reconocimientos, entre ellos el Premio Iber-Rutas, como Mejor película Iberoamericana en la Muestra Internacional de Cine con Perspectiva de Género 2016 (México). También integró la selección oficial en los Festivales de Auroville 2017 (India); de Cine de Diversidad (Canadá), entre otros.

Mención aparte, es homenajear a uno de sus directores, el joven Alejandro Haddad, quien falleció en 2014, durante el rodaje del documental.

Como si no hubiera fronteras que separen a las madres (argentinas y kurdas), ellas seguirán defendiendo los ideales por los que lucharon sus hijos, en post de lograr, algún día, la memoria, la verdad y la justicia.

PAÑUELOS PARA LA HISTORIA
Pañuelos para la historia. Argentina, 2015.
Dirección, Producción, Cámara y fotografía: Alejandro Haddad y Nicolás Valentini. Guión: Alejandro Haddad. Montaje: Nicolás Valentini /Música Original:José Luis Piccinini Posproducción de Sonido: Alexis Kanter. Duración: 72 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here