Compartir

Sin clientes, no hay trata”. Es el lema que se lee en los carteles de las marchas realizadas cada 23 de septiembre, Día Internacional contra la explotación sexual y la trata de personas. Un flagelo histórico, alimentado por la connivencia de distintos actores e instituciones sociales y políticas que, en la Argentina, comenzó a fines del siglo XIX. Impuros, documental dirigido por Florencia Mujica y Daniel Najenson, indaga sobre el tema y se focaliza en el destino de miles de mujeres olvidadas por la historia.

El documental orienta toda su investigación desde ese período, que corresponde a la oleada migratoria proveniente de Europa, la cual desembarcó en Buenos Aires entre 1880 y 1930. Muchos de los que llegaron eran judíos polacos decididos a comercializar y traficar con mujeres de Europa oriental, principalmente polacas, bajo la fachada de la “Asociación de Socorros Mutuos Varsovia”, una red legalizada de prostíbulos, con registros de cada mujer que ingresaba. El poder de los proxenetas creció notablemente, hasta generar indignación dentro de la comunidad judía, que los expulsó llamándolos “impuros”. En ese camino, la historia de las víctimas desaparece y el silencio sobre lo sucedido, encuentra cómplice a muchos miembros de la comunidad judía.

Filmado en Argentina e Israel, los realizadores recopilan testimonios de historiadores, investigadores como de algunos testigos, mientras comparten información de los archivos en Tel Aviv e intercalan viejas filmaciones e imágenes, que contextualizan el período histórico. Bajo un formato clásico de documental de investigación, el relato se conduce a través de la activista feminista Sonia Sánchez, una escritora y militante contra la trata de personas. Ella acompaña el recorrido de la cámara por el cementerio de La Tablada, donde se destinaron las tumbas de los impuros y de las prostitutas. A esas mujeres, se les negó hasta sus nombres en las lápidas. Esa pérdida de identidad, que es un acto de violencia, también se revela en las cartas donde pedían ayuda y denunciaban su situación de explotación, silenciadas por más de 100 años.

Impuros, que tuvo su pre-estreno en la Muestra de Documentales de DOCA, y participó del Festival de Cine Judío de Punta del Este, aporta la mirada conjunta de Florencia Mujica (Escrito en la tierra, La cáscara rota y Parir) y Daniel Najenson (Perros salvajes, Larps y Anatomía), sobre un tema sensible y complejo que se inserta en la problemática de género, la naturalización de los hábitos sexuales masculinos, la hipocresía moral de sectores que acompañan y callan, como de la cosificación del cuerpo femenino considerado una mercancía de consumo.

La cronología de los hechos demuestra una historia poco juzgada, y que vincula aquellas mujeres con las de hoy, que aún siguen luchando por sus derechos.

IMPUROS
Impuros. Argentina, 2018.
Dirección: Florencia Mujica y Daniel Najenson. Guion: Malen Azzam y Daniel Najenson. Dirección de fotografía y cámara: Carla Stella. Montaje: Marisa Montes. Música: Leandro Drago. Sonido: Luciana Braga. Intérpretes: Sonia Sánchez, Haim Avni, Yvette Trochon, Myrtha Schalom, José Luis Scarsi, Guillermo Zinni, Rafael Ielpi, Abraham Litchtenbaum, Carlos Martín, Jorge Nieszawski, Jela Rosenthal, Susana Skura, Abraham Schein, Raquel Ferber, Horacio Ferber, Valeria Salum. Duración: 86 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here