Compartir

La historia de Lizzie Borden es en cierto aspecto un clásico relato folklórico. Lizzie fue conocida como “La asesina del hacha” a pesar de que no fue condenada por la muerte de su padre y su madrastra, que aparecieron masacrados en la casa donde vivía la familia Borden. Los asesinatos no fueron castigados y la razón fue que cuando el jurado se reunió a debatir el caso no pudo creer de esa familia tan acomodada surgiera una asesina feroz.

En la película Chloë Sevigny interpreta a la tortuosa Lizzie y Kristen Stewart asume el papel de Bridget Sullivan, la humilde chica de servicio que trabajaba para la familia Borden y que entabló algo más que una amistad con Lizzy. El costado sexual de la historia de “La asesina del hacha” surgió mucho tiempo después, cuando los historiadores ahondaron en los aspectos que no aparecían en los legajos del juicio. Lizzy tenía ataques epilépticos y una personalidad intrincada que la ponía en la mira de su padre, que era un poderoso hombre de negocio muy conservador que no soportaba las excentricidades de esa hija que a los 32 años, era una persona que no se adecuaba a las convenciones sociales de la época.

La película dirigida por Craig William Macneill se apoya en el ambiente opresivo en el que vivía Lizzie, a quien el padre amenaza con que la haría encerrar en un hospital o en un instituto donde pudieran tratarla. La llegada de Bridget es para Lizzie un aire nuevo dentro de esa casa donde vivía y que descubre un impulso amoroso, que por supuesto, era algo que al padre no le cabía en la cabeza.

El relato es violento y asfixiante, las actuaciones de Stewart y Sevignny transmiten la ansiedad del impulso amoroso que no podía mostrarse y que solo encontraba escasos momentos para el encuentro. Así que en su oscura singularidad, La muerte de la familia Borden es casi una experiencia que vale la pena transitar.

EL ASESINATO DE LA FAMILIA BORDEN
Lizzie. Estados Unidos, 2018.
Dirección: Craig William Macneill. Guión: Bryce Kass. Intérpretes: Chloë Sevigny, Kristen Stewart, Jay Huguley, Fiona Shaw, Jamey Sheridan, Kim Dickens, Denis O’Hare, Jeff Perry, Tara Ochs, Jay Huguley. Producción: Chloë Sevigny, Liz Destro y Naomi Despres. Distribuidora: Diamond Films. Duración: 105 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here