Compartir

Alfonso Cuarón (Gravedad, Niños del hombre, Harry Potter y el prisionero de Azkaban, Y tu mamá también) dice que escribió el guión de Roma tirado en un sofá, anotando en una libreta todo lo que le venía a la memoria acerca de su infancia. El resultado de ese ejercicio resultó ser un guión donde la vida de una familia que se ve sacudida por una separación y que obliga a una convivencia hecha de convenciones que se van creando sobre la marcha. Mientras veía Roma no podía dejar de pensar en Olinda y en Rosa, dos mujeres que pasaron por casa y que cocinaban y hacían todo lo que mi madre, maestra de colegio primario, no podía hacer por sus horarios. Pero también recordé a otras chicas que trabajan en casa de familias de amigos de mi padre y sobre recordé a un ex jefe con el que trabajé, que un día descubrió que sus hijos conocían casi tantas palabras del idioma guaraní cómo del castellano por estar más con la chica paraguaya que trabajaba en esa casa que con la familia.

Las mujeres de la película de Cuarón conviven en la casa que el esposo de la señora de la casa abandona y establecen lazos de convivencia. El director narra con maestría retazos de esa historia, polaroids de época que cómo toda foto, puede ser engañosa y acaso incompleta. Tanto las situaciones hogareñas cómo los momentos en que se reproduce al México de los primeros años de la década de los setenta son deslumbrantes. La película, cómo suele ocurrir con los hitos culturales, tiene tantas historias detrás de la cámara cómo delante. Pero vamos a abstraernos de las misceláneas y vamos a hablar de cine.

Los planos secuencias, las actuaciones que incluyen el debut de Yalitza Aparicio como Cleo la empleada doméstica que pertenece al México originario y a un grupo de experimentados actores. El manejo de una mirada poética sobre los años de la infancia transcurridos en años agitados para la historia mexicana. ¿Acaso hay años que no sean agitados en la historia de cualquier país? En Roma se puede observar el pulso de Cuarón pero también hay en esa mirada algo de Leonardo Favio y de otros grandes directores que se han animado a visitar sus años de infancia, esos que según dijo alguien, son la verdadera patria del ser humano. Roma está extraordinariamente filmada y fotografiada en un deslumbrante blanco y negro. Una experiencia extrema y poética de esas que no son habituales

ROMA
Roma. México, 2018.
Guión, fotografía y dirección: Alfonso Cuarón. Intérpretes: Yalitza Aparicio, Marina de Tavira, Marco Graf, Fernando Gregiaga, Daniela Demesa, Carlos Peralta, Nancy Garcia y Jorge Antonio Guerrero. Edición: Alfonso Cuarón y Adam Gough. Distribuidora: Maco Cine (salas), Netflix (streaming). Duración: 135 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here