Compartir

Historia de una amistad que se rompió de manera abrupta, inesperada, fatal. De esa manera puede comprenderse el trabajo del Historia de una amistad que se rompió de manera abrupta, inesperada, fatal. De esa manera puede comprenderse el trabajo del director Gaston Solnicki y la referencia permanente hacia Hans Hurch, programador de la Viennale, el más que relevante Festival de Cine de Viena.

Hurch falleció en 2017 y su amigo, director argentino de Südden, Papirosen y Kékszakállú, presentadas las tres en diferentes ediciones del evento vienés, rinde homenaje no solo al hombre de cine sino también al individuo.

Por eso la cámara de Solnicki, con el director más que presente en imagen, recorre el duelo en una travesía entre turística y cultural, por esos ambientes y espacios que caracterizan a la ciudad invocada y al personaje fallecido: el Bösendorfer Salon, la sala cinematográfica Gartenabu, el Museo de Arte Moderno y hasta el cementerio de Zentralfriedhof, donde está enterrado Hurch.

En ese divagar por la ciudad, se entrometen citas y referencias al cine, por ejemplo, al gran Ernst Lubitsch, invocado en los últimos minutos del documental, con el director Solnicki en el escenario con el propósito de recordar al homenajeado,

A esas dos vertientes temáticas, la del viajero que refleja a la ciudad con la intención de buscar el fantasma de su amigo, más las referencias cinéfilas acordes al prestigio del cineasta clásico, se suma un tercer vértice argumental que ausculta en los ensayos de obras del músico italiano Salvatore Sciarrino, emprendimiento al que el director Solnicki propone conectar con Hurch.

Por eso, Introduzione all’oscuro descansa en algunos de sus minutos exhibiendo ensayos de la obra del músico, cuestión que no debería sorprender viniendo de un realizador adicto a esta clase de expresiones musicales.

Este patchwork estilístico y temático no admite espectadores excesivos. Su mezcla de documental, película-homenaje, paseos por la ciudad deseada y música afín puede provocar una similar dosis fluctuante entre la algarabía y el respecto solemne, y en oposición, un rechazo sin contemplaciones con algunas grajeas de ira y nulo interés por las imágenes.

INTRODUZIONE ALL’OSCURO
Introduzione all´oscuro. Argentina / Austria, 2018. Dirección y guión: Gastón Solnicki, inspirada en la pieza de Salvatore Sciarrino. Producción: G. Solnicki, Benjamín Domenech y Santiago Gallelli. Fotografía: Rui Pocas. Montaje: G. Solnicki y Alan Segal. Con: Han Gyeel Lin, Alexandra Prodaniuc, Karin Krank, G. Solnicki, Ka Ming Man, Alan Segal. Duración: 66 minutos.
Se exhibe los sábados a las 20 en el MALBA.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here