Compartir

Hay distintas formas de encarar la ausencia y hacerlo a través del absurdo es una de las vías más interesantes para alejarse del melodrama trágico. Descubriendo a mi hijo del realizador y guionista israelí Savi Gabizon (Mi tía Nina), parte de la pérdida para resignificarla, y alejarse del tratamiento moralizante que, generalmente, acompaña al tema.

Ariel (Shai Avivi) es un empresario de mediana edad que vive solo y se reencuentra con su novia Ronit (Asi Levy) después de veinte años de haberse separado. Le otorga sólo 45 minutos, y en ese transcurso ella revela que tuvo un hijo suyo, Adam. Conociendo su negación a tener hijos, Ronit nunca se lo contó y siguió adelante. Sin embargo, hay algo que le sucedió a Adam, que cambiará notablemente la vida de Ariel en relación a su hijo y al rol de padre que siempre temió ejercer.

A partir de ese momento, comienza un movimiento constante de búsqueda y de transformación en cada uno de los personajes que se vincularon con Adam. Ariel encabeza ese recorrido por los lugares y los lazos que vinculan a su hijo y lo definen: visita el colegio, habla con su mejor amigo, con su novia y descubre a Yael (Neta Riskin), la bella profesora de quien Adam estaba enamorado hasta la obsesión, aflorando su lado poético y también tormentoso.

Bajo un relato clásico, el ritmo fluye generando diversos climas a partir de un guion que se construye sobre el uso del potencial, para hallar un sentido a lo que vendrá. Esos interrogantes, planteados por el personaje de Ariel, movilizan un registro de situaciones donde se mezcla el realismo con la fantasía y el drama con el absurdo, hasta acercarse a escenas inverosímiles, con entrecruzamientos de historias y personajes unidos por la misma causa.

Estrenada en la 74ª muestra de Venecia, el realizador Savi Gabizon, luego de 14 años de pausa en las pantallas, vuelve con una película donde reflexiona sobre el rol de la paternidad, las situaciones límites, y el desafío que enfrentamos ante una segunda oportunidad. Una mirada que no sólo expone, superficialmente, los miedos a reiterar mandatos familiares y responsabilidades, sino que aborda el problema alejándose de los lugares comunes. El resto, está a cargo de un buen elenco que acompaña ese optimismo renovador.

DESCUBRIENDO A MI HIJO
Ga’agua, Israel, 2017.
Dirección y Guion: Savi Gabizon. Intérpretes: Ella Armony, Asi Levy, Shai Avivi, Shmil Ben Ari, Salim Dau, Erez Driges, Shmuel Edelman, Adam Gabay, Shiri Golan, Yiftach Kaminer, Ori Laizerouvich. Fotografía: Asaf Sudri. Montaje: Tali Helter-Shenkar/Escenografïa: Shahar Bar-Adon. Duración: 100 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here