Nacemos para morir, esa es una la única certeza que tenemos y es algo con lo que tratamos de convivir fingiendo demencia, pero Stella (Halley Lu Richardson) no tiene tiempo de fingir nada porque es adolescente y tiene fibrosis quística. Quienes tienen esa enfermedad cuentan con poco tiempo y la única salida, que es el trasplante de pulmones, apenas le agrega unos años a su esperanza porque los órganos trasplantados duran unos cinco años de promedio. A pesar de todo esto Stella se muestra vital y optimista y ha hecho de la habitación del hospital donde está cuando comienza la historia el cuarto de una adolescente común, si obviamos el carrito de remedios y las máscaras de oxigeno. La chica tiene un amigo con la misma enfermedad en el hospital con el que se conocen desde niños y se cuentan todo. Una característica de la fibrosis es que los enfermos de ese mal no pueden estar más cerca de dos metros, ya que si uno infecta al otro es posible que le provoque la muerte. A ese hospital donde Stella está esperando los pulmones llega Will (Cole Sprouse) que tiene una dolencia similar pero más compleja, Will tiene 17 años y entra para probar una nueva terapia. Stella y Will no pueden ser mas opuestos, él es amargo y taciturno, un poco punk y con una estética más bien dark que se completa con el dato de que es dibujante. Por supuesto que Stella y Will se van a enamorar como corresponde al melodrama.

Hoy estas películas de adolescente son enfermedades terminales o casi, son un género con un público seguro. Si existieran Hallmark Channel o el Canal 9 de Romay, estas producciones irían derecho al espacio dedicado al de la “Película de la semana”.

Pero no, es un estreno y sentarse en la butaca para ver A dos metros de ti con espíritu crítico o sarcástico sería una pérdida de tiempo, así que ni pasen por la puerta del cine si es el espíritu que los alienta. Si son románticos y les gusta sufrir, esta es la película indicada, llena de golpes bajos pero a la vez cargada de buenas intenciones con las dosis adecuadas de personas de distintas etnias y de gustos sexuales diversos. Un poco de libro de autoayuda y una buena banda de sonido. Dos horas de llanto asegurado en una película bien actuada y con el ritmo justo, compren pañuelos de papel y a llorar a moco tendido. O huyan sin mirar atrás.

A DOS METROS DE TI
Five Feet Apart. Estados Unidos 2019.
Dirección: Justin Baldoni. Intérpretes: Cole Sprouse, Haley Lu Richardson. Claire Forlani, Parminder K. Nagra, Moises Arias. Duración: 116 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here