Más allá de su música, altamente reconocida y popular, el documental sobre Rubén Blades explora otros territorios públicos y privados del personaje. Su faceta política, su lugar como activista, su labor como abogado, su habilidad como declarante, su opinión sobre el mundo y el estado de las cosas. Desde la geografía panameña o desde la tranquilidad y paz de primer mundo vigilado y atento de las calles de Nueva York.

Blades habla, canta, cuenta, recuerda, recorre espacios y ambientes de antaño y explica su tirante y conocida relación “comercial” cuando estuvo con los Fania All Stars. Mientras Blades habla a cámara y refiere a su pasado, al presente y a su acotado futuro (“tengo más pasado que futuro”), el documental expone el encuentro con un hijo hasta ese momento no reconocido, en tanto, los testimonios de otros, claros pero nada reflexivos (Paul Simon, Sting y algunos más) adicionan poco y nada al resultado final del trabajo.

Es que la hora y media de Yo no soy Rubén Bladesde Abner Benaim constituye una mirada aduladora, excesivamente protectora, casi elegíaca sobre el personaje, sin dudas ni contradicciones, ejemplificadora desde el recorrido de un vida pero sin interrogante alguno. Cuando Blades se expresa sobre la música, a través del recuerdo de Pedro Navaja (ese clásico), más las invocaciones a Willie Colón, Tito Puente, Cheo Feliciano, Celia Cruz y otros salseros “agusasanados” (disculpas al lector pero decidí no ocultar mi opinión al respecto), el documental puede llegar a atrapar al interesado sobre el tema. En cambio, cuando el trabajo manifiesta su interés en otros vértices temáticos las imágenes parecen las de un político en campaña, seguido por una cámara inquieta (siempre aduladora) al servicio de un candidato a un cargo importante.

Simple desde la formulación y convencional en sus resultados, Yo no me llamo Rubén Bladesagrega poco y nada a las docenas de documentales concebidos por empresas de cable…. Ah, claro: el 25, este lunes, se pasa por HBO.

YO NO ME LLAMO RUBÉN BLADES
Yo no me llamo Rubén Blades. Argentina / Panamá, 2018.
Dirección: Abner Beanim. Producción: Gema Juárez Allen y Abner Benaim. Fotografía: Gaston Girod y Mauro Colombo. Montaje: Felipe Guerrero. Diseño de sonido: Lena Esquenazi, Música: Rubén Blades. Con Rubén Blades, Sting, Paul Simon, Residente, Gilberto Santa Rosa. Duración: 81 minutos. En BAMA Cine Arte (Diagonal Norte 1150), a las 13 y 21.50. Desde el lunes 25 también por HBO/HBO GO.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here