Compartir

Un tratado político feminista, la historia de dos reinas llamadas civilizadamente (y no tanto) a pactar. Criticada por las amplias licencias tomadas, Josie Rourke resulta posicionada sólidamente sobre un campo social que no para de sumar adeptos.

Equívocamente una película que podría ser mucho mas acertada en la nomina de Netflix se encuentra en nuestras salas. Este melodrama declamativo tiene su potencial en cierto estilo que ya se consolido en genero, aquel que estira lo posible a los limites de lo artificial apostando a las licencias como fuerte. Tratando de retratar las vicisitudes de la reina María, matrona de Escocia y su hermana Isabel regenta de Inglaterra. La relación se representara tensa; lucha de vanidades donde los cuerpos de las reinas soportan no solo las expectativas de la corona (de conquista y mantenimiento del reinado) sino también las vicisitudes propias del cuerpo femenino. La maternidad en sus múltiples significados, una madre para un hijo como una madre para un Reino. La suave pero firme mano de la soberana María debe pivotear entre la sensibilidad piadosa y la enérgica posesión del bastón de mando.

Esta cruzada encuentra en el propio la enemistad y la paridad. El cuerpo de la reina soporta la performance de la soberanía, su temple se desdobla en acto y estrategia. La figura de Isabel, interpretada por Margot Robbie, nos devuelve la paradoja del arlequín. Un cuerpo entregado íntegramente al trono se ve convulsionado es una apariencia paulatinamente deshumanizada.

Un punto llamativo y plenamente evidente es como la correccion política le gana a la construcción de un verosímil apegado a cuestiones epócales. Decisiones estéticas que se ahogan por cuestiones politico-economicas. La puesta en escena, maquillaje y vestuario son extremadamente pulcros. La luz blanca ingresa a la escena como polvo, Angel Face, una casa de muñecas en plena acción. Todos esos espacios del recuerdo infantil reestructurando dramas intrincados. Fotonovelas mas cercanas al comic que a la televisión. Desde Los miserablespasamos por Orgullo y prejuicio zombi para llegar escuetamente a los significantes de Juegos de Tronos, el campo se da licencias bajo el fecundo formato de la serie. Una película con marcadas tensiones en su puesta, su mayor virtud, sumado a un entretenimiento un tanto flaco. 

LAS DOS REINAS
Mary Queen of Scots. Reino Unido, 2018.
Dirección: Josie Rourke. Guión: Beau Willimon. Intérpretes: Saoirse Ronan, Margot Robbie, Guy Pearce, David Tennant, Jack Lowden, Joe Alwyn, Gemma Chan, Martin Compston, Ismael Cruz Córdova, Brendan Coyle. Producción: Tim Bevan, Eric Fellner y Debra Hayward. Distribuidora: UIP. Duración: 124 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here