Compartir

Noemí tiene 27 años, está embarazada, sabe que fue algo de apenas una noche con un conocido de su grupo de pertenencia. Noemí tiene miedo, está acompañada por su amiga con la que convive en un caótico departamento. En medio del vendaval que está atravesando llega su primo desde Estados Unidos al que no ve desde la infancia, cuando jugaban juntos. Así que Noemí tiene que resolver lo de su embarazo, comunicarle al ¿padre? la noticia, atender al primo que no para de mirar el celular (es un influencer) y atender su vida social.

El joven director Dan Rubestein es estadounidense, vivió varios años en la Argentina y demuestra una extraordinaria sensibilidad para incursionar en la comedia para hablar de una generación sin ninguna certeza, captar la idiosincrasia porteña, hablar de un tema como el aborto pero desde un costado tan vital como oblicuo y tratar a los personajes con un amor absoluto y la seguridad total del que sabe de qué está hablando.

Catalina Berarducci carga a su Noemí con todas las preguntas, el desconcierto y el cúmulo de emociones que la atraviesa, mientras que Martina Juncadella como la amiga de la protagonista es soberbia, en una composición divertida, excéntrica y adorable. Personajes extraordinarios, tanto como la propia película.

Noemí Gold (Argentina, 2019)

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here