Compartir

Pese a que la excusa es caprichosa la cinta logra momentos de gran intimismo. Quizás como un experimento, un tanto personalista y complejo de entender, la propuesta de Florencia de Mugica y Laura Mara Tablón captura esos complejos instantes de amor y complicidad maternal.

Silvana es “más hija que madre”, su sueño americano se inicia en 2002 cuando se instala en Miami, lo que hace recordar como tantos hogares argentinos fueron transformados por las consecuencias de la crisis.

La cámara se detiene cercana sobre los rostros, se asiste al encuentro de Florencia con su madre Silvana. Una relación que se percibe tensa va ganando complicidad a través de la risa, la nostalgia siempre presente bajo el estigma de la distancia y el tiempo perdido.

Un retrato personalista, sobre una personalidad tan compleja como entrañable. Silvana quiere firmar su “Talk show”, quizás una lúdica excusa para acercarse a Florencia. Su eterno “Oops!…, I Did it Again” construye escenas hilarantes mientras Florencia pone cotos de seriedad.

El sueño americano constituye el exilio a la ciudad, la búsqueda de espacios y oportunidad. Este slogan será motivo de investigación durante toda la cinta. Miami, tierra de sol y oportunidades, se reconstruye como escenario de múltiples personajes. Tanto sus habitantes como sus espacios son retratados con cuidado, resaltando la musicalidad y el colorido de una tierra de fantasías.

La excusa del sueño americano (Argentina, 2019)

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here