Compartir

Un grupo de jóvenes guerrilleros tiene a su cargo la custodia de una estadounidense secuestrada en el medio de la nada en Los Andes. Los captores llevan un régimen militar, sufren las humillaciones de su comandante, pero cuando quedan solos dan rienda suelta a la violencia, los juegos y mientras se aferran a su propia humanidad, el aislamiento y las carencias los van acercando a un primitivismo que dispara en todo momento sus pulsiones más primarias.

Primero en la montaña y luego en la selva Landes transita un relato con la seguridad de un narrador experimentado, pero además el virtuosismo, la voluptuosidad de las imágenes, el reto de las locaciones, el agua, da cuenta de un virtuosismo de la puesta que en algún lugar empieza a agobiar y aplasta la dimensión del relato, para terminar siendo un espectáculo grande, grandioso, espectacular.

Monos, de Alejandro Landes (Argentina, 2019)

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here