Compartir

Dar examen es complicado, el que se prepara para dar algún tipo de prueba se concentra como un deportista, se entrega al estudio de la materia de manera tal que vive para eso y cualquiera a escuchado de gente que repite bolillas enteras estando dormidos. Es tan complicado dar examen que se sabe de alumnos que pasan por la secundaria sin problemas pero que al llegar a la universidad no aguantan la presión de los finales. Eloisa Solaas eligió poner su cámara, su ojo y su sensibilidad dentro de este universo en distintas facultades públicas para mostrar ese momento conflictivo. Se muestra a estudiantes de carreras varias al momento de preparar el examen y después el momento de la verdad. No todas las historias cuentan con la misma atención porque está claro que cada carrera tiene su tono y su mecánica. Es decir dar un examen de piano es una cosa y simular un juicio oral por una causa penal es otra y ambas son bien diferentes entre si.

El trabajo detrás de cámaras se adivina agotador y la directora contó que lo que suponía que le iba a tocar un cuatrimestre, terminó llevando más tiempo. Hay momentos de comedia y momentos de reflexión, pero nunca el documental se erige en juez de nada ni quiere dejar una postura sobre nada que no sea el relato de extrema tensión de ese momento en que profesor y alumno miden sus fuerzas.

Buen debut de Eloísa Solaas que trabajó en el BAFICI y que pasa el examen de ser protagonista con buen puntaje.

Las facultades (Argentina, 2019)

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here