Compartir

Ocho es un argentino que vive en Nueva York, Javi es un español que vive en Berlín. Ambos se encuentran en Barcelona. Ocho invita a Javi al departamento que alquila por sus vacaciones y después de un breve intercambio social tienen sexo. Lo que parece una relación casual adquiere pronto otras dimensiones, porque al rato mientras charlan sobre sus vidas Javi le señala a Ocho algo que este no recordaba, que ese no es verdaderamente su primer encuentro sino que ya se habían conocido hace 20 años. Sin transición vamos 20 años para atrás, cuando ambos se conocieron por primera vez y descubrimos que aquel encuentro tampoco fue el de una relación casual. Más aún, fue bastante definitorio, una suerte de bisagra en sus vidas.

En ese largo flashback no lleva de vuelta a Barcelona pero al fin de siglo del título. A ese Y2K que se suponía iba a acabar con todo, o por lo menos cambiar el mundo, y en todo caso fue el momento en que cambió la vida de los dos protagonistas. Ambos en sus 20, comprometidos en relaciones heterosexuales pero descubriendo por donde pasa su deseo, sin saber bien qué hacer con sus vidas pero a punto de tomar decisiones trascendentes. Así, lo que vemos en ese el fin de semana noventista resignifica lo que vimos al principio en la actualidad.

La opera prima de Lucio Castro juega con el tiempo y la idea del destino, con lo que fue y lo que podría haber sido. Y pasa de un tiempo a otro, y de una realidad a otra, sin mayores explicaciones, confiando en la capacidad del espectador para acomodarse sin sentirse descolocado. El elemento gay tiene su importancia sobre todo en la parte de fines de los 90 cuando ese es un tema a explorar por los protagonistas, pero en realidad pasa a segundo plano cuando nos damos cuenta de que lo que el film habla es de las decisiones y cómo optar por un camino u otro puede afectar la vida propia y la de los otros. El realizador se muestra atento al detalle, a la música, a las calles y a los objetos y algo aparentemente accesorio como una remera puede adquirir una carga de significación(Castro es también diseñador de moda). Como una suerte de Antes del amanecer en tres tiempos que en realidad son dos tiempos y una posibilidad, Fin de Siglo es un debut sutil que lidia con temas profundos sin estridencias.

Fin de Siglo (Argentina, 2019)

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here