Compartir

El desafío que implicó gestar y crear este documental fue encarado con gran valentía. Es patente que no solo fue la necesidad de llevar a cabo una película. Fue la urgencia de mostrar la valentía de sus protagonistas, aliento que sopla brasa en nuestros corazones.

Mujeres valientes, tantas en nuestra historia pasada y tantas más en nuestro futuro. Solo las madres, amantes e hijas impulsan con su cuerpo y voz la odisea de enfrentar a Sierra Chica. Más que un complejo penitenciario son los muros de un castillo maldito. Una fortaleza que esconde las mayores atrocidades que se cometen en este presente argentino. Allí no hay estado de derecho, para nadie. Sierra Chica es una máquina que violenta y flagela tanto dentro, como por fuera de sus muros.

Es difícil abordar sin fantasía lo que La visita nos muestra, es difícil porque duele, rasga el confort y la banalidad del día a día. Aun así, la mano hábil y sabia de sus creadores, un colectivo plenamente comprometido, logra una pieza única por fuera de los tonos amarillistas y explotadores con los cuales son retratadas estas temáticas. Sin lugar a dudas retratos cargados de comprensión y cercanía, respetuosos, movilizados y activos desde el hacer comprometido. Cine político, cine de compromiso, cine cercano.

La visita, de Jorge Leandro Colás (Argentina, 2019)

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here