Compartir

Hay una tradición de cine inglés de marcado contenido social a la que Ray & Liz responde claramente. El director toma apuntes de lo que fue su vida en una familia de clase baja londinense donde no sobraba nada. Violencia social y familiar, un padre entregado al alcohol que termina su vejez en una pensión miserable y una historia trágica y sórdida.

Uno de los segmentos de la película es particularmente duro y es aquel en el que un chico de tres años se queda solo en la casa al cuidado del miembro de la familia menos capacitado para cuidar de él. En esos minutos en los que el chico agarra cuchillos mientras que el responsable de cuidarlo se toma todo el alcohol disponible, es una de las escenas más incómodas de ver en mucho tiempo.

La dureza de un mundo en el que todos estamos librados a nuestra suerte es lo que Ray & Liz desarrolla con un notable elenco y una dirección rigurosa.

Ray & Liz, de Richard Billingham (Reino Unido, 2018)

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here