Compartir

Parece que fue ayer pero ya pasaron más de 10 años desde Hellboy 2, el ejército dorado(2008), y a pesar de que Guillermo del Toro había expresado entonces su voluntad de completar una trilogía con el personaje, el proyecto nunca se materializó. Esa distancia es aún más significativa si consideramos que en el mismo año se estrenabaIron Manponiendo en marcha el Marvel Cinematic Universe y la edad dorada de los superhéroes que transitamos hoy. Es cierto que el personaje creado por Mike Mignola ocupa un lugar más lateral en el universo superheróico. Se trata de un personaje de tono más oscuro y apuntado a un público más adulto, que tampoco participa de la contienda Marvel-DC ya que pertenece a Dark Horse (editorial que junto a Image se disputa el tercer puesto en el mercado de cómics americano y dio igualmente algunos títulos interesantes al cine y la tele como Sin City, The Mask, Mystery Meny más recientemente la serie The Umbrella Academy). Aún así, el retorno de la franquicia en el actual panorama era lógico y así llegamos a este reboot con nuevo director, Neil Marshall, y nuevo actor principal, David Harbour, conocido por interpretar al comisario Hopper en la serie Stranger Things

Todos conocen la regla no escrita de que a los éxitos no se los toca y, como tanto la impronta visual de Guillermo del Toro como la interpretación del personaje por parte de Ron Perlman habían dejado una muy buena impresión en el público, los recién llegados no se apartaron demasiado de la línea que aquellos habían trazado. Neil Marshall, que en los ùltimos años estuvo mayormente dirigiendo capítulos de series de género como Game of Thrones, Hannibal Westworld, tiene como destacado en su currículum El descenso(2005) una de las películas más relevantes y celebradas del cine de terror del presente milenio. Aquí sigue la huella de Del Toro y la puesta en escena se asemeja mucho a la que aquel planteaba: una estética de horror gótico, colorido y recargado. 

La dirección de arte está entre lo más destacado y el diseño de escenarios y criaturas se lucen. Pero aunque hay elementos de terror, su uso es más bien superficial y decorativo. Hay una apelación constante al gore pero no tanto para shockear porque, a pesar de lo gráfico del revoleo de miembros arrancados, cabezas cortadas y tripas voladoras, el efecto que se produce no es perturbador y su acumulación anestesia hasta que en cierto momento su exhibición empieza a dar lo mismo. El gore, del cual Marshall hizo un uso muy distinto en El descenso, aquí está más en función del humor físico, deudor de la comedia splatter que Sam Raimi y Peter Jackson patentaron en los 80. Hellboy version 2019 se trata más bien de una comedia de aventuras con monstruos, donde la apuesta es por el humor negro y una seguidilla de gags incorrectos que le valió la calificación R con la que los productores se estuvieron floreando como si de por si fuera garantía de algo. 

El que la tenía más difícil era David Harbour poniéndose en la piel roja del personaje al que Ron Perlman le había dado una encarnación que parecía definitiva. Se puede afirmar que el actor sale bastante bien parado del desafío y los cuernos cortados le calzan bien. Harbour sigue en buena medida los pasos de Perlman dándole a su interpretación ese mismo carácter cínico y socarrón aunque un poco más quebrado y desencantado. Los mismos elogios son válidos para la mayoría del elenco principal, en especial Ian McShane como el jefe/padre de Hellboy, y también de Saha Lane y Daniel Dae Kim que forman con Hellboy un equipo de apariencia sólida pero química inestable.

El flanco débil es la poca sustancia de un relato que es más bien la sucesión en dos horas de peleas aparatosas, desfiles de criaturas monstruosas y diálogos cancheros. La trama involucra el regreso de Nimue, una hechicera medieval (una Mila Jovovich interpretando una villana bastante genérica) que despierta después de un sueño de siglos y aspira a gobernar el mundo con puño de hierro y la promesa de un baño de sangre. Una propuesta más que trillada que funciona como excusa para una acumulación de situaciones aparatosas hiladas débilmente en forma de misión, la siempre eterna de salvar a la humanidad. Y en el medio de todo esto, para que sea un poco más interesante, una revisión del pasado del protagonista y su posible papel en el apocalipsis por venir. Es una pena porque el personaje merecía más que eso y su nuevo actor protagónico demuestra que daba también para más. Ojala que en caso de haber una secuela (y por la escena final y las escenas post-créditos confirmamos que la intención está) tanto el personaje y el actor regresen en una historia que les haga justicia.

HELLBOY
Hellboy. Estados Unidos. 2019.
Dirección: Neil Marshall. Intérpretes: David Harbour, Ian McShane, Milla Jovovich, Sasha Lane, Daniel Dae Kim, Thomas Haden Church, Penelope Mitchell, Sophie Okonedo, Brian Gleeson. Guión: Andrew Cosby, Christopher Golden. Basado en el cómic de Mike Mignola. Fotografía: Lorenzo Senatore. Música: Benjamin Wallfisch. Edición: Martin Bernfeld. Dirección de Arte: Alexei Karagyaur. Diseño de Producción: Paul Kirby. Distribuye: Digicine. Duración: 120 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here