Compartir

El pueblo-nación ranquel mantiene costumbres ancestrales y una de ellas es un ritual de pasaje de la infancia a la adolescencia: la cacería. Pero no cualquier cacería porque la presa mas apreciada es el puma. El director Ezequiel Yanco puso su cámara y su sensibilidad para registrar a los niños y a los adolescentes del pueblo en esa búsqueda pero encontró la perla que le da vida a su relato en un niño llamado Uriel, que no siente que esa tradición lo abarque o le importe o signifique algo para él.

No hay adultos en La vida en común, sólo niños, adolescentes y sus perros que los acompañan todo el tiempo. La película transmite la serenidad y la tensión que los cazadores aplican para su cometido.

Yanco no molesta ni presiona y logra que la cámara no condicione, como suele pasar, la vida de los protagonistas de este documental bello y reflexivo.

La vida en común, de Jorge Leandro Colás (Argentina, 2019)

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here