Compartir

Imaginen lo que puede hacer Lars Von Trier con un asesino serial como personaje principal de una película? No es que vayamos a escandalizarnos por el protagonista o la temática, porque a esta altura casi es un género más, pero el director danés está más allá de los géneros y se entiende que si entra por ese lado es porque tiene algo que decir. No es la primera vez en todo caso que se vale de materiales convencionales para manipularlos y hacer su versión de ellos o decir algo que va más allá. En este caso Jack (Matt Dillon) es un asesino que mantiene un largo diálogo con alguien de quien solo se ve el rostro sobre el último tercio de la película, pero que lo interpela mientras el Jack va contando los asesinatos que cometió. 

El protagonista es un psicópata que cuenta detalladamente las muertes a su cargo, que en principio parece que fueran solo contra mujeres, pero que después amplía su panorama hasta momento más siniestro en que asesina a dos chicos junto a la madre de ellos. No contento con el muestrario de atrocidades, Von Trier filma bien y en algunos asesinatos hace una buena utilización del suspenso y en otros de una violencia inusitada, sobre el final el director no tiene mejor idea que teorizar sobre las razones de ensañarse con las mujeres y hasta buscar poesía y razones en las persecuciones étnicas y los crímenes de lesa humanidad. De pasada ensaya una especie de defensa del artista provocador bastante innecesaria para terminar todo siendo guiado por Bruno Ganz (la voz con la que dialoga todo el tiempo es la del recientemente fallecido actor suizo). El camino que está haciendo es el que lo lleva al infierno y debajo de él corre un río de lava muy parecido al que se lleva a Darth Vader en el Episodio 3 de la Guerra de las Galaxias (¿?).

Von Trier sigue jugando a la provocación y tensando los límites, pero estamos en el punto en el que el juego del niño terrible ya no divierte y se parece un poco a cierto un ejercicio de sadismo innecesario.

The House That Jack Built, de Lars Von Trier (Dinamarca, 2018)

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here