En las horas previas de la navidad todos nos ponemos emotivos y es lógico que un grupo familiar que se encuentra atravesando un problema grave se vuelva todavía más vulnerable, ese es el caso de la familia que es el centro de Regresa a mí. Ben Burns (Lucas Hodges) es el hijo mayor de una familia ensamblada, que vuelve a casa en esa fecha pero a los pocos minutos de llegar queda claro que no es una visita programada ni deseada y desde el padrastro hasta la hermana de Ben, todos prenden las alarmas porque Ben es un adicto en recuperación que no tenía planeado salir de la cínica en donde está recuperándose. Holly (Julia Roberts) es la sufrida madre que pide que le den crédito al hijo y tras un compromiso firme de control y de marcación de cerca la familia, acepta que el problemático Ben se quede a pasar la navidad y vuelva al otro día a su intenación. La madre trata de darle a la visita de Ben el carácter de un momento de paz y de normalidad en esa fecha, pero es obvio que nada puede salir bien y a poco de dar una vuelta por la ciudad para comprar regalos y esas cosas previas en esas fechas, empiezan los problemas en forma de fantasmas muy personales de Ben, pero también de sus viejos contactos que reaparecen algunos para echarle en cara actitudes de cuando era adicto activo, por decirlo de alguna manera, pero también en forma concreta de dealers y de traficantes porque resulta que Ben además de consumir había iniciado un camino delictivo.

Así que el melodrama está servido y Julia Roberts como la madre de Ben, no deja de sufrir en ningún momento y ya se sabe que no hay nada como una madre para el martirio.

El tono de la película se va poniendo cada vez más sombrío y hay que decir que la dirección de Peter Hodges (Fragmentos de abril, Un gran chico) es sólida y saca lo mejor de Roberts y de Hodges, pero además logra tensión cuando la historia se traslada del ámbito familiar a la calle y los suburbios donde se mueven los adictos y sus proveedores.

Regresa a mí es un melodrama con todas las de la ley, con buenas actuaciones y ritmo sostenido para tratar un tema que es claramente uno de los grandes males de esto tiempo. No hay nada de reflexión sobre la problemática de las drogas desde lo político, ni nadie que diga que los adictos seguramente no se verían empujados al delito y a la sordidez del mundo del narcotráfico si su enfermedad no fuera castigada penalmente, pero bueno nadie espera eso de una película en la que Julia Roberts sufre y hace sufrir al espectador.

REGRESA A MÍ
Ben Is Back. Estados Unidos, 2018.
Dirección y Guión: Peter Hedges. Intérpretes: Julia Roberts, Lucas Hedges, Courtney B. Vance, Kathryn Newton, Rachel Bay Jones, David Zaldivar, Alexandra Park, Michael Esper, Tim Guinee, Myra Lucretia Taylor. Producción: Peter Hedges, Nina Jacobson, Teddy Schwarzman y Brad Simpson. Distribuidora: Diamond Films. Duración: 103 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here