Compartir

Desde Cosquín.

Ya adentrados en el festival, Cosquín siente el calor de las competencias. El jueves fue la puesta a punto de la competencia de largometrajes, que inicio tímidamente con Baixo Centro (Ewerton Bélico y Samuel Marotta), Los miembros de la familia (Mateo Bendesky) yAusencia de mí de Melina Terribili. 

La apertura con Breve historia del planeta verde de Santiago Loza,convocó una mixtura de publico que mezclo locales de todas las edades, jurados, críticos y espectadores en un clima muy ameno de festividad total. 

Cosquín y su gente defienden y habitan FICIC como un puente. Lo cruzan para habitar el mundo del cine, ventana abierta a paisajes exóticos y situaciones diversas. El cine de FICIC mira Cosquín con afecto, una programación hecha con amor y compromiso abre un viernes plagado de Cortometrajes y el inicio de las retrospectivas y las proyecciones en 16 milímetros. Una variedad implacable hace que su publico pulule por las coloridas calles del centro coscoino.

Los puentes, que FICIC y su publico construyen, distorsionan la geografía y las rutinas de la ciudad. La puja entre documental y ficción tensionan las competencias, grandes propuestas han desfilado por las salas con presentaciones junto a sus directores y protagonistas. Suburban Bird del chino Sheng Qiu, corono la noche luego de que Rio (Santiago Canel) y Construcciones (Fernando Martín Restelli), dos propuestas de jóvenes promesas, se sacaron chispas durante la tarde. Gran expectativa para el sábado que sin duda dará que hablar.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here