Compartir

Un diccionario puede ser el reflejo de grandes vanidades. Egocriptas de quienes se atreven a congelar, cristalizando el significado índice de vitalidad. Esclavos de la sinrazón, Entre la razón y la locura construye tres retratos.

La confección del Oxford English Diccionary no podía ser menos apasionada. La empresa comienza entreverada de rispideces y pujas de poder propia de los espacios académicos más esotéricos. La apertura a un autodidacta en las esferas más escolásticas de Oxford pareció ser la estrategia más acertada a la hora de emprender semejante campaña. La figura de James Murray, genialmente retratada por Mel Gibson, aporta este puntapié inicial y se convierte en un protagonista rector del relato. Escriba, por momentos con ribetes de retorico sofista, apasionado decide abrir el juego a los hablantes convocándolos como colaboradores. Una obra universal no puede más que ser colectiva.

Las vicisitudes previstas se cumplen, la presión de la edición y la constante supervisión del ojo cuidadoso de los académicos ahogan al fervoroso Murray. Cuando las diversas presiones y la magnitud del trabajo parecen derrotarlo aparece al rescate el sabio desde la torre. Esta vez el encierro del manicomio contiene la pujante vitalidad de William Chester Minon, un alma marcada, perseguida por la violencia de la guerra. Nada de improvisación se observa en esta composición que pone de contrapunto dos personalidades aunadas por una misma pasión.

Aun así, la propuesta desvía su guion desde la densidad y complejidad de la empresa hacia la historia de redención que el personaje de Minion (Sean Penn) lacrimosamente se empeña en interpretar. La razón parece ganarle a la locura cuando la amistad y el amor rompen los muros del manicomio. El retrato del diccionario resulta encabalgado a dos personalidades tan interesantes como finitas, una película que padece la histeria de la historia reposando sobre el cadalzo de la vanidad.

ENTRE LA RAZÓN Y LA LOCURA
The Professor and the Madman. Irlanda, 2019.
Dirección: Farhad Safinia. Guion: John Boorman, Todd Komarnicki, Farhad Safinia. Intérpretes: Mel Gibson, Sean Penn, Natalie Dormer. Duración: 124 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here