Compartir

El filme coreano Parásito, del realizador Bong Joon ho, y que cruza la comedia negra y el suspenso para describir la descarnada lucha de clases en su país, se alzó con la Palma de Oro del Festival de Cannes que finalizó su 72 edición.

El jurado presidido por el cineasta mexicano Alejandro González Iñarritu distinguió también al español Antonio Banderas como Mejor Actor -otra de las fijas del certamen- por su composición de Salvador Mallo en Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar, en el que personifica a una suerte de alter ego del realizador manchego que revisita su historia a partir del presente en uno de los filmes más íntimos y personales del autor de La ley del deseo.

Como Mejor Actriz de esta edición de Cannes fue elegida la británica Emily Beechman por su trabajo en Little Joe, de Jessica Hausner, y donde personifica a una madre soltera que trabaja en una corporación dedicada a la investigación de nuevas especies florales que, rompiendo las reglas de la empresa, lleva a su casa un ejemplar para regalarle a su hijo Joe.

El Gran Premio fue para la ópera prima Atlantique, de la joven realizadora senegalesa Mati Diop, que relata el viaje de un joven de su país cuando abandona Dakar para hablar de la migración, la identidad y el desarraigo.

El Premio del Jurado fue compartido por dos filmes Les Miserables opera prima del guionista y director francés Ladj Ly que explora la tensa situación entre la policía de París y los habitantes de los suburbios de la ciudad; y Bacurau, de los brasileños Kleber Mendonca Filho y Juliano Dornelles, que se sumergen en el Sertao para retratar las tensiones sociales del Brasil en el día a día de los habitantes de una región aislada.

El premio a la Mejor Dirección recayó en los habitués de la Croissette, los hermanos belgas Jean Pierre y Luc Dardenne, quienes en 2005 y 1999 se alzaron con la Palma de Oro por El niño y Rosetta, respectivamente.

El Mejor Guión fue para Portrait de la Jeunne fille en feu de la francesa Celine Sciamma, una película de época que se sitúa en el siglo XVIII para relatar un amor entre mujeres en el ambiente de la plástica.

El jurado también entregó una Mención Especial para el filme It Must be Heaven, del realizador palestino Elia Suleiman, que trata sobre el exilio y la identidad palestina filmado en Nueva York, Nazareth y París; y la Cámara de Oro, que distingue la Mejor Opera Prima de todo el festival, sin importar la competencia en que fue exhibida, fue para el filme Nuestras madres, del director guatemalteco César Díaz.

El cine argentino, ausente de la Selección Oficial de largometrajes, tuvo una alegría con los cortos, donde el jurado encabezado por Claire Denis entregó una Mención Especial a Agustina San Martín por su filme Monstruo Dios.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here