Compartir

Ustedes son muy chiquitos pero hubo una época en que Elton John no era solo un señor mayor con peluquines imposibles y un título de la realeza de Sir, que desde hace años los medios muestran como asiduo invitado a cada rancio casamiento de la realeza europea. No, antes Reginald Kenneth Dwight tuvo que recorrer un largo camino para superar una infancia sin amor, rebautizarse como Elton Jhon y conquistar al mundo con su talento para la música y el olfato para el espectáculo pop, con sus extraordinarios outfitys y excentricidades varias. Así que llegó Rocketman de la mano de Detxter Fletcher, un director sin demasiada experiencia aunque con una larga carrera como actor -fue sargento John Martin en la serie Band of Brothers y el recordado Soap de Juegos, trampas y dos armas humeantes, entre otros innumerables trabajos-, previo paso por el festival de Cannes en donde fue bien recibida.

Como toda biopic, se trata de contar los mojones de la existencia del protagonista, así que el camino elegido en Rocketman es una sesión de terapia grupal a donde acude el bueno de Elton a tratar sus innumerables adicciones y traumas varios de la niñez. Desde allí el músico ya convertido en una estrella global va desgranando su vida, sobre todo sus primeros años conviviendo con unos padres monstruosos. El tópico de infancia horrible que habilita una vida de excesos, caprichos y desenfreno se cumple a rajatabla y sin pudor, pero el clisé no clausura el vuelo de Rocketman, porque es así, Rocketman se eleva y vuela sobre el género.

En ese sentido y hablando de alturas vs. relatos definitivamente pedestres, es inevitable comparar la película de Detxter Fletcher con la reciente Bohemian Rhapsody de Bryan Singer -curiosamente Fletcher también estuvo involucrado en el film sobre Queen-, así, mientras Bohemian… iba por el lado del relato clásico y esquivaba sin culpa el lado oscuro de Freddie Mercury, en Rocketman abunda sobre toooodas las drogas que consumió el músico, tooodos sus excesos y toooodos los conflictos que atravesó por su elección sexual. Y siguiendo con las comparaciones, si bien es cierto que el Freddie de Rami Malek (por el que ganó un Oscar al mejor actor) y el Elton John de Taron Egerton son igual de destacables, Egerton sí canta las canciones del soundtrack de la película, un dato no menor teniendo en cuenta que se trata de un musical.

Así que la exuberante Rocketman vuela -hay una gran escena en que efectivamente lo muestra levitando junto a su público en el debut en Estados Unidos-, entusiasma, atrapa, convence, es superficial, pop y hasta boba. Probablemente por esos mismos elementos sea tan disfrutable.

ROCKETMAN
Rocketman. Reino Unido/Estados Unidos, 2019.
Dirección: Dexter Fletcher. Guión: Lee Hall. Intérpretes: Taron Egerton, Jamie Bell, Richard Madden, Bryce Dallas Howard, Gemma Jones, Steven Mackintosh, Tom Bennett, Matthew Illesley, Kit Connor, Charlie Rowe. Producción: Matthew Vaughn, David Reid, David Furnish y Adam Bohling. Distribuidora: UIP. Duración: 121 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here