Compartir

La ópera prima del director vizcaíno Igor Legarreta, ofrece un thriller co producido entre Argentina y España, que pone en juego una historia familiar donde la investigación policial, el drama y el romance, se entrelazan para develar un crimen cometido en tiempos del franquismo, la guardia civil y la ETA.

A través de un flashback que comienza en el 2002 y se remontará a 1968, con idas y vueltas en el tiempo, Laura (Flor Torrente) una joven que vive en Buenos Aires junto a su padrastro Fredo (Eduardo Blanco) recibe una llamada desde España, donde le comunican que hallaron el cadáver de su padre, Félix (Eneko Sagardoy), al que consideraban desaparecido. Ella y Fredo viajan hasta al país vasco donde la investigación reveló que fue asesinado hace treinta años. Al tiempo que se reencuentran con los familiares de su padre, aparece un agente de seguros, Javier Egoskue (Miki Esparbé), que le comunica sobre la existencia de un seguro de vida que dejo su padre. La atracción de Javier por Laura, los hará unirse junto a Fredo en una búsqueda que los llevará hasta la verdad.

Cuando dejes de quererme responde a la estructura narrativa del policial basado en descubrir el whodunit (¿Quién lo hizo?), donde el enigma forma parte de la trama principal, de la que se abren distintas pistas que funcionan para trabar y alargar la disolución del conflicto. Algunas piezas sueltas funcionan para mantener cierta dosis de suspenso hasta el final. En éste caso, el hallazgo del cuerpo deriva en el viaje como sinónimo de búsqueda interior a través de los lazos afectivos que movilizan a Laura con su infancia. Un recurso habitual en el cine, que permite saldar deudas pendientes con el pasado y cicatrizar heridas.

Legarreta construye un relato de estructura cíclica, que responde al proceso vital y moralmente “aleccionador” para la protagonista (sigue sin convencerme el trabajo actoral de Flor Torrente), bajo un guion que presenta cierta confusión, y abunda en las explicaciones lógicas sobre las hipótesis del crimen. Por otro lado, el contexto histórico que nos sitúa en aquellos años oscuros de represión y crímenes políticos, se mezcla con el tono liviano que le brinda el personaje de Fredo (muy bien Eduardo Blanco haciendo de tano), que recurre a chistes y ocurrencias en medio de estos sucesos, desentonando con la orientación de la película. Lo mismo sucede con la historia de amor predecible y efectista.

Cuando dejes de quererme, título que devela su intencionalidad hacia el final, logra sostener cierto clima de intriga invitando al espectador a ser partícipe de la investigación junto a los protagonistas, quienes hacen lo que pueden por sostener una película nada sugerente que sufre desvíos y opta por lugares comunes.

CUANDO DEJES DE QUERERME
Cuando dejes de quererme. Argentina/España, 2018.
Dirección: Igor Legarreta. Guion: Asier Guerricaechevarría, Jon Iriarte, Javier Félix Echániz. Intérpretes: Eduardo Blanco, Flor Torrente, Miki Esparbé, Joaquín Climent y Antonio Dechent, Eneko Sagardoy, Kandido Uranga, Josean Bengoetxea, Itziar Aizpuru, Mario Pardo. Música: Lucio Godoy/Fotografía: Imanol Nabea. Duración: 101 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here