Compartir

Si hay algo que hace al cine masoquista entretenido, es el estilo. Historias sobre enfermedad y muerte son hirientes, más aún cuando el síntoma es el señalamiento del paso del tiempo. La patología y el tiempo se convierten en acosadores, rondando la calle y nuestras casas.

Ante el acecho Hilary Swank interpreta una madre joven en plena crisis. Sabemos es una mujer fuerte y se la vuelve a ver interpretando a una luchadora. El guion apremia una reunión familiar luego de que su madre resultara desaparecida. La confirmación de la patología ya es un hecho y ante tal la familia se reúne para tomar decisiones.

Una propuesta cargada de drama que construye tensión y acercamiento a través (y únicamente) de sus personajes, estos reconstruyen anhelos y recuerdos cruzando un enternecedor pasado y un futuro de separación. Una enfermedad que quita la memoria lentamente es una despersonalización paulatina. Un despegarse lentamente de la rígida línea temporal para divagar en el pensamiento.

A pesar de sus momentos bajos la propuesta también es reflexiva y cómica. El choque generacional esta puesto en primer plano: un padre católico conservador discurre continuamente sobre el amor como compromiso. La distancia y el desconocimiento comienza a subsanar con el desarrollo de los personajes. El tiempo renueva su sentido en restricción cuando los hijos someten al padre a perder el cuidado de la madre. La historia de un romance, cuando es de toda la vida, siempre tiene final infeliz.

LO QUE FUIMOS
What They Had. Estados Unidos, 2018.
Dirección y Guión: Elizabeth Chomko. Intérpretes: Robert Forster, Michael Shannon, Hilary Swank, Blythe Danner, Taissa Farmiga. Duración: 101 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here