Compartir

Luego de ser presentada en la 75 edición del Festival de Venecia, se estrena C’est ça l’amour de la realizadora francesa Claire Burger, acercándonos a una historia contemporánea sobre las distintas formas de amar y reinventarse frente a una crisis familiar.

Mario (Bouli Lanners) es funcionario público, ama el arte y a su familia por sobre todas las cosas. Está casado hace veinte años con Armelle (Cécile Remy-Boutang), con quien tiene dos hijas Niki (Sarah Henochsberg) de 18 años y Frida (Justine Lacroix) de 14. Pero la armonía familiar se quiebra ante la ida de su esposa. Mario no pierde las esperanzas de recuperarla y se queda a cargo de la casa y de las hijas. Nunca imaginó que el abandono sería tan agobiante, ni el fracaso (como marido y padre) un desafío a superar. Mientras intenta restablecerse, se atreve a participar en una obra de teatro alternativa, donde buscará su propio equilibrio y el de su familia.

Basada en su historia personal, Burger construye un relato intimista con gran realismo, donde expone el proceso de pérdida de un hombre frente al rumbo incierto de su vida y del hogar que construyó. Una situación, que hace síntoma en el comportamiento de sus hijas, y en la dificultad de los vínculos entre ellos.

Desde el inicio, la película transcurre en dos espacios bien diferenciados, el teatro y la casa de Mario, ambos lugares se intercalan y retroalimentan a medida que avanza la historia. El desarrollo de uno incide en el otro. Así vemos cómo el avance la obra se une al proceso evolutivo del personaje. Una combinación predecible, que funciona descomprimiendo el drama.

Centrada en el proceso interior y subjetivo de los personajes, la elección de los planos cercanos acompaña y refleja el proceso de madurez que transita el grupo familiar. Cada encuadre, parece contener la fragilidad y exponer el amor que hay entre ellos. Pero esa misma cámara, también funciona como testigo dentro de los ensayos de teatro, donde Mario se conecta con su realidad y la de los otros.

El verdadero amor cuenta con destacadas interpretaciones, principalmente la de Bouli Lanners, en un papel que le exige traducir la frustración a través del rol que asume. Y en ese punto, la película ahonda sobre el cambio de roles en el seno familiar (cuando una madre se va y el padre se hace cargo) y cómo esos roles naturalizados en la sociedad, responden a procesos culturales y estereotipos de género.

En su primer película en solitario, Claire Burger demuestra solidez y una mirada interesante en relación a la dificultad de los vínculos, el amor y el arte.

EL VERDADERO AMOR
C’est ça l’amour. Francia, 2018.
Dirección y guion: Claire Burger. Intérpretes: Bouli Lanners, Justine Lacroix, Cécile Rémy-Boutang, Antonia Buresi, Célia Mayer,Lorenzo Demanget, Tiago Gandra, Laure Ballarin, Sarah Henochsberg. Edición: Claire Burger y Laurent Sénéchal/ Fotografía: Julien Poupard. Duración: 98 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here