El actor holandés Rutger Hauer, de larga trayectoria en el cine europeo y estadounidense, que alcanzó su mayor popularidad con Blade Runner (1982), de Ridley Scott, donde junto a Harrison Ford encarnó al replicante (androide de última generación) Roy Batty, falleció a los 75 años el viernes último en la provincia holandesa de Frisia, al sureste del Mar del Norte.

Hauer nació el 23 de enero de 1944 en Breukelen; sus padres, Teunke y Ared, eran actores teatrales, igual que su hermana mayor y sus dos hermanas menores. No obstante, abandonó los estudios de artes dramáticas por la Armada holandesa, fue obrero de la construcción y finalmente actor.

Estuvo casado en dos oportunidades y tuvo dos hijos, fue activista medioambiental, promovió una fundación para luchar contra el Sida publicó un relato autobiográfico referido a sus trabajos en el cine y en 1995 el correo holandés publicó una estampilla con una imagen del filme Pasión obsesiva.

Tras sus primeros trabajos teatrales, Hauer debutó en la televisión holandesa dirigido por Paul Verhoeven en 1969, año en el que debutó en el cine con un pequeño papel y en 1977, de la mano del mismo cineasta, llegó a su primer protagónico; El soldado de Orange, un relato acerca de la resistencia durante la Segunda Guerra Mundial.

Su salto a la fama llegó en 1981 cuando ya en los Estados Unidos, en Hollywood, rodó Halcones de la noche, como el villano enfrentado al personaje de Sylvester Stallone, pero su papel consagratorio fue el del replicante Roy Batty en el relato ciencia ficción distópica Blade Runner, basado en un relato de Philip K. Dick.

El célebre monólogo de Blade Runner.

Le seguirían Clave: omega, de Sam Peckinpah, Lady Hawk (1985) de Richard Donner y Flesh&Blood (1985), nuevamente con Verhoeven, quien también le propuso protagonizar Robocop, papel que el actor no aceptó.

En 1986 protagonizó el thriller Carretera al infierno, y un año después Buscado vivo o muerto y Escape de Sobibor. En 1989 lo haría en Furia ciega, de Phillip Noyce, en el papel de un veterano ciego de Vietnam y entre 1989 y 2011 participó en mas de un centenar de producciones para cine y series de televisión.

Entre esos títulos sobresalió La leyenda del santo bebedor, del italiano Ermanno Olmi, donde encarna a un vagabundo de París que recibe 200 francos de un desconocido, con la única condición de devolverlos como ofrenda a la imagen de una santa y así, para redimirse, emprende un peregrinaje espiritual

En 2005, interpretó a William Earle un ejecutivo de Industrias Wayne, propiedad de Bruce Wayne/Batman en Batman Inicia, de Christoipher Nolan, y en 2012 a Abraham Van Helsing en Drácula 3D, dirigido por el italiano Dario Argento.

En 2017, Hauer puso su voz penetrante como Daniel Lazarski, un comando de elite que se mete en las mentes de quienes persigue e interfiere con sus recuerdos en el videogame Observe, que se desarrolla en una postapocalíptica Polonia.

Actualmente estaba en rodaje de una nueva versión de Un cuento de Navidad, según el relato de Charles Dickens, con formato de serie televisiva, en la que interpreta al fantasma de la Navidad Futura.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here