Compartir

François Ozon es un artesano que los cinéfilos esperan y que sabe como sacudir a su público, pero esta nueva película nos trae un director austero y ajustado a la historia que nos quiere contar. Por gracia de Dios es la historia de “La palabra liberada”, un colectivo que reunió en 2015 a un grupo de víctimas de la actividad depredadora de un miembro de la Iglesia francesa -que lideraba grupos de Boy Scout- a partir de un hombre de cuarenta años que se atrevió a contar lo que había sufrido siendo niño por parte del sacerdote. Los hechos ocurrieron en la ciudad de Lyon donde el sacerdote católico Bernard Preymat llevó adelante los crímenes sexuales sobre decenas de niños durante veinte años.

Los jefes de la iglesia taparon todo y cuando ya no hubo forma de hacerlo, un obispo dijo que esos crímenes estaban prescritos, “Gracias a Dios” fue la frase que utilizó y que escandalizó a toda Francia.

La película se va centrando en los distintos miembros de la asociación “La voz liberada” y cuenta con gran rigor la manera en que cada uno de ellos se fue sumando, a pesar de lo doloroso que les resultaba y lo complicado que se puso para sus familias, donde muchos los acompañaban pero también hubo quienes les echaban en cara su “obsesión” con el pasado y su guerra personal contra la Iglesia.

Un elenco sólido y grandes momentos hacen una película apasionante de seguir y de alto impacto. Desde el desconcierto inicial hasta la decisión de juntarse y darle voz a quienes hasta ese instante no habían sido escuchados ni siquiera por sus padres. Que la película le de espacio a la voz de las víctimas no quiere decir que la Iglesia no esté presente el problema -las disculpas forzadas y las expresiones del Papa que supuestamente se ponen del lado de las víctimas-, pero de los hechos concretos tendientes hasta que los curas pedófilos paguen sus críticos hay un abismo. Además, la Iglesia trató de evitar el estreno en Francia de este relato porque al momento de producirse había pronunciamentos judiciales que todavía no se hecho. Pero acá está en los cines, en los de nuestro país y en todos lados, se puede tomar como un gesto mínimo de Justicia un poco tardío y que por supuesto no arregla nada para los adultos abusados cuando eran niños.

POR GRACIA DE DIOS
Grâce à Dieu. Francia/Bélgica, 2018.
Dirección y Guión: François Ozon. Intéroretes: Melvil Poupaud, Denis Ménochet, Swann Arlaud, Éric Caravaca, François Marthouret, Bernard Verley, Josiane Balasko, Martine Erhel, Hélène Vincent, Yves-Marie Bastien. Producción: Eric Altmayer y Nicolas Altmayer. Distribuidora: Ifa Cinema. Duración: 137 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here