Compartir

Llega a las salas una de las grandes promesas de esta temporada cinematográfica, porque Danny Boyle es un director admirado por muchos, con varias películas que han marcado a los espectadores y otras que no tanto, como ocurre en toda carrera prolífica de un director que entre otros logros, se alzó con un Oscar. El planteo no podía ser más atractivo: el mundo se olvidó de Los Beatles, sus canciones han desaparecido y una sola persona las recuerda a todas. En consecuencia las presenta como propias y se vuelve una estrella.

Lo cierto es que suele ocurrir en el mundo del espectáculo que algo que se plantea como imbatible pero al momento de plasmarse no alcanza los objetivos y eso pasa con Yesterday, que aunque no es total desastre porque nada que contenga temas de los Fab Four puede serlo.

John Malik (Himesh Patel) es un cantautor de carrera inexistente, que toca en bares vacíos, fiestas privadas e incluso en la calle. Lo acompaña en esta carrera una amiga que lo sigue el colegio y que hace las veces de representante. Elli (Lilly James) y John son, para todos los que lo rodean una pareja formal, lo que los obliga a explicar todo el tiempo que no ha pasado nada entre ellos más allá de la relación entre músico y virtual agente. Tras una jornada desalentadora, el músico decide que ya está, que no tiene caso insistir, que quizás no tenga el talento suficiente y le comunica a su amiga que piensa retirarse de la actividad. Esa noche ocurre algo extraordinario, un apagón global, que provoca un accidente de tránsito, termina con el cantautor en el hospital donde pasa un tiempo cuidado por su amiga. Cuando se integra a la vida normal, se entera de lo del apagón y de manera casual descubre que tras el incidente algunas cosas han cambiado y la principal para el protagonista es que se ha borrado toda la obra de Los Beatles. A partir de ese momento, el músico se pone a rehacer toda la obra de la banda de memoria y presenta las canciones como propias.

La gracia de la película aguanta unos 45 minutos en los que además de algunos chistes destinados a quienes conozcan algo de música pop, aparece Ed Sheeran haciendo de si mismo y riéndose de cuestiones del mundo de la música. A partir de cierto momento, el chiste se agota y el ralato se le hace cuesta arriba sostener la premisa, así que abandona el tema fantástico y se concentra en la parte romántica de la historia.

Dos horas después del comienzo, ni el chiste tiene gracia ni la química de la pareja protagónica alcanzan para sostener el interés del espectador. La película se va deshilvanando hasta el punto en que una especie de “Deus ex Machina”, muy al estilo de Quentin Tarantino, intenta un golpe de efecto que no alcanza pero que puede ser un buen momento para los amantes de Los Beatles.

YESTERDAY
Yesterday. Reino Unido/Estados Unidos, 2019.
Dirección: Danny Boyle. Guión: Richard Curtis. Intérpretes: Himesh Patel, Lily James, Kate McKinnon, Sophia Di Martino, Meera Syal, Harry Michell, Vincent Franklin, Joel Fry, Michael Kiwanuka, Robert Carlyle. Producción: Danny Boyle, Richard Curtis, Eric Fellner, Matthew James Wilkinson, Tim Bevan y Bernard Bellew. Distribuidora: UIP. Duración: 116 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here