Compartir

La historia podría tranquilamente ser un cuento de Fontanarrosa, al compás del café y los tragos el negro mil y una veces fabuló personajes como Sergio Garces (Diego Peretti). Un tipo de esos tantos, capitalinos de pura sepa, la crisis de los 50´s los engalana de la peligrosa aceitosidad que emana la grasa de las capitales. Garces, como Boggie, recorre la ciudad mezclándose con la mullida fauna nocturna. Actor de segundo plano, amante empedernido, son muchos los apodos, y las cicatrices, que surcan la pantalla. La cara-mascara de Peretti se manifiesta cada vez más preparada, los diálogos parecen sobrar como estrategia para reconstruir a un personaje tan taciturno y oscuro como entrañable.

La ira de Garces construye un raid de situaciones donde el humor negro es el preponderante. Gran parte de la puesta se encuentra enfocada en la construcción de un personaje marcadamente principal, y que paradójicamente se entiende a sí mismo como “extra protagónico”. El amor al cine de aquellas almas en segundo plano, carne vital de la pantalla que nunca llegan a mayor reconocimiento que la impresión de sus iniciales en los créditos.

El pulso costumbrista lo inyecta la relación íntima de Garces con el futbol, correspondencia ontológica que inyecta la magia mundialista a gran parte de la historia. Ligado al futbol y al cine siempre decanta alguna mujer fatal, en este caso el personaje de Julianne Nicholson se “acomoda” simpáticamente a la historia del gigolo devenido en criminal. Una historia divertida con sólidos personajes y situaciones que rayan lo inverosímil, acompañada de un soundtrack que marca un pulso liviano y atractivo.

INICIALES S.G
Iniciales S.G, Argentina, EEUU y Líbano, 2019.
Dirección: Rania Attieh y Daniel Garcia. Intérpretes: Diego Peretti, Francisco Lumerman, Malena Sánchez, Daniel Fanego y Julianne Nicholson. Distribuidora: Digicine. Duración: 98 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here