Compartir

El realizador de la multipremiada Ixcanul, regresa al Festival de Biarritz -en donde se alzó con el “Abrazo”a la mejor película en 2015- con un relato en donde el género fantástico opera fuertemente sobre la más candente actualidad y como un último recurso para lograr algún tipo de reparación, por sobre las injusticias que debe sufrir el pueblo de parte de las clases dominantes.

La historia de La llorona está centrada en un general retirado que está enfrentando un juicio por múltiples violaciones a los derechos humanos, sobre todo contra poblaciones indígenas en el interior de Guatemala. La familia acompaña al anciano militar mientras se espera la sentencia, que llega contundente aunque por los artilugios del poder se logra dejar sin efecto. Entonces afuera de la lujosa casa de la familia se concentra la gente que reclama justicia, mientras tanto el personal de servicio de la mansión abandona sus tareas e ingresa una nueva empleada, que como todos los sirvientes, es indígena.

La feroz diferencia de clases, lo sobrenatural como elemento intangible para Occidente pero de una contundencia palpable para los campesinos de este país de Centroamérica, conforma un relato arriesgado pero riguroso, una mirada crítica sobre las clases dominantes y de los fantasmas con los que deben convivir.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here