Alejandro Ramírez, Cuauhtémoc Cárdenas Batel, Robert Redford y Daniela Michel.

El mítico actor, productor y director estadounidense Robert Redford recibió un gran homenaje del Festival Internacional de Cine de Morelia, que le entregó anoche la medalla a la Excelencia Artística, su máximo galardón, develó una butaca con su nombre y nominó la sala cuatro de su sede con el nombre del protagonista de la inolvidable Todos los hombres del presidente.

Ante una nube de fotógrafos Redford, el invitado estrella de la decimoséptima edición del certamen del Estado de Michoacán, centro de México, posó en la alfombra roja acompañado del presidente del festival, Alejandro Ramírez, el vicepresidente Cuauhtémoc Cárdenas Batel y la directora del certamen, Daniela Michel.

En su discurso de bienvenida, Alejandro Ramírez elogió la figura del intérprete de 83 años y recordó que fue además el fundador del Festival de Sundance, con el que Morelia trabaja en el Morelia Sundance Story Lab, que ha apoyado a más de veinte cineastas de México y de toda América Latina.

“Su trabajo es notable, no solo por sus maravillosas actuaciones, sino también por el tipo de papeles que ha elegido a lo largo de su carrera: personajes que desafían la convención y exploran la complejidad de la naturaleza humana”,afirmó el presidente del Festival de cine de Morelia y de la cadena multinacional de salas Cinépolis.

Redford, quien comentó que había crecido en un barrio de Santa Mónica, California, lleno de mexicanos, agradeció al público y al FICM la invitación y el recibimiento que tuvo.

“Estoy extremadamente conmovido y abrumado por tanta gratitud. Esto significa mucho para mí. Los reconocimientos me hacen ser un poco tímido porque no sé qué hacer o decir, pero de manera profunda y con gran humildad les digo “gracias’” dijo al público el actor.

“Somos vecinos, somos amigos”, añadió Redford en inglés en la sala cuatro del Cinépolis del centro histórico de Morelia, que a partir de ahora lleva su nombre.

Tras develar dos placas y recoger un trofeo, Redford introdujo el western Butch Cassidy and the Sundance Kid (1969) y contó una anécdota del filme que coprotagoniza con Paul Newman, al recordar que, al principio, los estudios le rechazaron para la película.

La cinta inauguró un ciclo sobre el actor que este año se celebra en su honor en Morelia y que incluye otros tres títulos más de los más de ochenta en los que ha participado durante toda su carrera: All the President’s Men (1976) de Alan J. Pakula, Ordinary People (1980) del propio Robert Redford) y All Is Lost (2013) de J. C. Chandor).

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here