Compartir

La familia es el centro de Los sonámbulos de Paula Hernández (aquí la entrevista), que en su cuarta ficción luego de Un amor, Lluvia y Herencia, indaga sobre un clan presidido por Meme (la gran Marilu Marini) una madre tremenda que sigue siendo ineludible en la vida de sus hijos ya mayores (Daniel Hendler, Luis Ziembrowski y Valeria Lois) pero también en la de su nuera Luisa (Érica Rivas) y hasta su nieta adolescente Ana (Ornella D’Elía). Es entre Meme y Luisa que se estructura el relato, una tensión que empieza emerger en el comienzo de la película, en una madrugada calurosa en el departamento de Luisa que se despierta sobresaltada, que recorre un departamento silencioso -extraordinario y perturbador plano secuencia- hasta encontrar a su hija Ana afuera, mirando sin ver la puerta del ascensor, desnuda y con la entrepierna ensangrentada. Sonámbula.

Luisa, una extraña desde el centro, una observadora desde en el vórtice de los entendidos sin enunciar, de los conflictos larvados, de los secretos, es también la involuntaria encargada del diagnostico sobre el elemento oscuro que tiene como representación al sonambulismo familiar.

La reunión de fin de año en una quinta en las afueras, con Meme como anfitriona, claro, reúne a toda la familia, a la que se suma la presencia inesperada de Alejo (Rafael Federman), un sobrino veinteañero con el que Ana enseguida establece una complicidad, con el componente inocultable de la tensión sexual.

La decisión de Meme de vender la casona explicita las relaciones de fuerza en la familia, los conflictos económicos y también cuestiones que tiene que ver con una historia en común plagada de frustraciones, silencios, celos y postergaciones. Los síntomas están allí y Luisa junto a Meme parecen ser las únicas capaces de registrarlos aunque también son incapaces de conciliar, mientras una registra el derrumbe de su matrimonio y la otra asiste a la desintegración familiar.

Con Los sonámbulos, Paula Hernández alcanza una madurez extraordinaria como realizadora y junto a un elenco notable -Rivas y Marini son definitivamente deslumbrantes-, plantea una puesta desde el terror, el thriller familiar y elementos fantásticos, para un relato devastador y tenso que inexorablemente va avanzando hacia la tragedia, de la que únicamente se sale escapando.

LOS SONÁMBULOS
Los sonámbulos. Argentina/Uruguay, 2019.
Guión y dirección: Paula Hernández. Intérpretes: Érica Rivas, Daniel Hendler, Luis Ziembrowski, Ornela D’Elía, Marilu Marini, Valeria Lois y Rafael Federman. Fotografía: Ivan Gierasinchuk. Música: Pedro Onetto. Edición: Rosario Suárez. Dirección de arte: Aili Chen. Sonido: Martín Grignaschi. Duración: 107 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here