Con la clásica estructura que combina entrevistas a amigos y conocidos de Miles Davis apoyadas con imágenes de la época, Birth of the Cool propone un extenso y detallado viaje por la vida del músico, para muchos el trompetista más importante de la historia del jazz. En el ralato también podremos escuchar muchas de sus propias reflexiones extraídas de su “Miles: La autobiografía”, de 1989, interpretada por la voz del actor Carl Lumbly, quien consigue dar la coloratura de la voz lacerada tras una operación de laringe de Davis, lo que aporta una sensación de verosimilitud al film realmente importante.

Desde su entrada a la escuela de música Juilliard de Nueva York, hasta los días finales de su vida, tras un ACV en 1991, el documental, atraviesa sus grandes vivencias desde sus inicios en la orquesta del cantante William Eckstine, acompañado por otros dos principiantes, nada menos que Charlie Parker y Dizzie Gillespie; su tiempo en París, el amor, el racismo, los excesos, muchas mujeres, muchos autos, mucho alcohol y cocaína. También mucha. Y la permanente e inmutable búsqueda de un nuevo sonido, de trascender con él, una costaste partida que lo llevó a investigar en el flamenco, la música hindú e indagar el Acid Jazz con las mistura del jazz, el rock, el funk y los sonidos electrónicos. Desde la utilización de la sordina, que dio otra modulación a su trompeta a lanzarse a grabar sin ensayos en plena experimentación, improvisación en momentos cumbre como cuando le dio música para Ascensor para el cadalso, (1957) de director francés Louis Malle.

Narrados por testigos vivenciales de esas experiencias, como su hijo Erin, su amigo Cortez McCoy, algunas de sus muchas mujeres como la cantante y actriz francesa Juliette Gréco o Frances Taylor entre otras, periodistas y escritores como Farah Griffin y Ashley Kahn y la musicóloga Tammy Kernodle. Y claro, muchos de los músicos a lo que de alguna manera ayudo a formar: Quincy Jones, Herbie Hancock, Wayne Shorter, Marcus Miller, Ron Carter, Jimmy Cobb, Carlos Santana y Mike Stern.

Y finalmente la desconocida y poco explotada faceta de pintor, donde se percibe la fuerte influencia de sus amigos Pablo Picasso, Jean Michel Basquiat y la del ruso Vasili Kandinsky y sin duda lo que navegaba en su sangre: el arte tribal africano.

Birth of the Cool: La historia de Miles Davis y su musica, es también un viaje por la soledad de un hombre que a pesar de haber estado rodeado del éxito, buenos amigo y mujeres que lo amaron, nunca pudo integrase del todo, estando siempre en otro lugar remoto e inaccesible para los demás por lo que nunca pudo dejar de ser el trompetista más solo del mundo.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here