Compartir

Se estrena comercialmente el jueves 2 de abril y repite el 4 de abril en Cine.Ar TV, en ambos casos a las 22. A partir del 3 de abril y durante toda toda la semana se podrá ver en la plataforma Cine.Ar gratuitamente.

La Guerra de Malvinas es una de las heridas sociales más graves que registra la historia Argentina y semejante trauma aún no ha sido debidamente abordado por nuestro cine, salvo en contadas ocasiones. Es entendible que la generación que la sufrió en carne propia haya sentido que acercarse a ese tema era conflictivo, pero ya ha pasado suficiente agua debajo del puente y es interesante que se pueda tener una mirada diferente. Ni héroe ni traidor es una mirada diferente, ya que Nicolás Savignone, su director y guionista, tenia apenas siete años cuando se produjo la guerra y pensó esta historia que se ubica en un lugar diferente del triunfalismo guerrero que a veces desata el tema o de los resultados traumáticos que provocó la presencia en el frente de batalla. 

Matías (Juan Grandineti) es un joven de 20 años que ha pasado por el servicio militar obligatorio y en los primeros meses de 1982, se encuentra pensando en su futuro, intentando juntar plata para ir al Mundial de España antes de empezar el conservatorio para estudiar música y dedicarse a tocar el bajo. Su padre, interpretado por Rafael Spregelburd, alguna vez se dedicó a tocar el violín pero no quiere que su hijo pierda el tiempo y le ofrece un lugar en su trabajo. Así están las cosas en la vida de Matías, que tiene un grupo de amigos de su misma edad con los que se está preparando para salir de cacería con el padre de uno de ellos, que es militar cuando la Argentina toma las Islas Malvinas y Margareth Thatcher declara la guerra. La excursión de Matías con sus amigos se vuelve un hecho traumático y emerge en ese fin de semana las división entre ellos. A partir de ahí se muestran las miserias de la época, el ímpetu nacionalista, las diferencias de clase, el acomodo de quienes pertenecían en ese momento a la casta militar y la desesperación de quienes sabían que serían convocados al frente y no creían en nada de todo eso. Así, Matías se ve enfrentado a un dilema moral y luego a una decisión de vida y muerte. 

La hora y cuarto de película es tensa y se apoya en buenas actuaciones del protagonista, Gastón Cocchiaralle -entre los más jóvenes- y de Inés Estevez como la madre, pero es medio injusto nombrar a algunos porque todos cumplen muy bien sus roles. Malvinas y una mirada diferente que se agradece y que nos obliga a pensar una vez más sobre esa guerra insensata.

NI HÉROE NI TRAIDOR
Ni héroe ni traidor. Argentina, 2020.
Dirección: Nicolás Savignone. Intérpretes: Juan Grandinetti, Inés Estévez, Rafael Spregelburd y Gastón Cocchiarale. Distribuidora: Primer Plano.Duración: 75 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here