Se estrena el viernes 10 de julio en las plataformas iTunesGoogle Play

Sin dudar la resistencia y lucha generacional en Chile palpita con vigor y Jesús es una propuesta interesante que con el correr de los cortos años empieza a sentirse tibia.

Esta película sobre adolescentes tiene el vigor y la anomia propia de uno de los momentos más existencialistas de la vida. La cinta decide mostrarnos un Jesús K-Pop star, al pulso de los Idols orientales no hay fantasía que no pueda convenirse en realidad. Fuera de la edulcorada fantasía, la ruda y fría relación con su padre constituye uno de los núcleos vitales de la película.

La comunicación intergeneracional se cristaliza en la ausencia, característica consumada de la figura materna, la distancia y la falta de empatía construyen atmósferas asfixiantes entre el protagonista y su padre. Por fuera de la casa, Jesús se desenvuelve con facilidad, sin ambiciones ni proyectos fuera del circulo de consumo inmediato: drogas improvisadas, experimentación sexual y el consumo de videos snuff son una misma amalgama de estimulantes que lo alejan de la opresiva ausencia.

La pretendida racionalidad y realismo figurado pierde equilibrio al plantear un protagonista poco tan poco agobiado por su pasar y tan disperso en la anestesia de consumo. Cuando el juego torna ribetes de bestialidad, Jesús se ve envuelto en una cadena de violencia que lo involucra directamente con el homicidio. Es allí, donde la película plantea el enigma más pujante y transgresor; la respuesta del padre deberá ser un sacrificio que no sabremos si nace de una obligación o de la conciencia pura y redentora de quien santifica mediante el sacrificio.

JESÚS
Jesús. Chile, 2019.
Dirección y guion: Fernando Guzzoni. Intérpretes: Alejandro Goic, Nicolás Durán, Gastón Salgado, Sebastián Ayala, Esteban González, Constanza Moreno. Producción: Rampante. Fotografía: Bárbara Álvarez. Duración: 90 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here